Sunday, August 28, 2016

La caída de la casa Haaretz: Pueden seguir sin nosotros - Asher Maoz - Israel Hayom



La gente del Haaretz no entienden cómo ha sucedido. Hasta ahora han estado aceptando, más o menos, que sus propios abonados les abandonaran diciéndose que el diario es un ejemplo de lucha por la justicia y por la conciencia, y aquellos que cancelan sus suscripciones son locos derechistas y gente poco ilustrada, por supuesto. A veces, sin embargo, la respuesta del diario es más infantil que condescendiente: "Cualquier persona que no lea el Haaretz no es digna de leer el Haaretz"

Pero ambas justificaciones son ahora más difíciles de formular cuando la periodista y autora Irit Linur, que era de su propia carne y sangre, una mujer de la izquierda que escribía una columna semanal en el suplemento de fin de semana Haaretz, ha cancelado su suscripción.

En una carta al editor del periódico, Amos Schocken, en la que explicaba por qué había decidido cancelar su suscripción, Linur escribía: "Después de leer el Haaretz durante décadas, he llegado a la conclusión de que usted y yo no vivimos en el mismo lugar. Un número cada vez mayor de artículos de su diario parecen propios de ese periodismo extranjero que trata a Israel como un lugar alejado y repulsivo. Y siento que el Estado de Israel, fundamentalmente, les da asco. Pero ese no es mi sentimiento. Yo no deseo estar suscrito a un diario que intenta por todos los medios que me avergüence de mi sionismo, de mi patriotismo y de mi inteligencia, tres cualidades que son las más valiosos para mí".

En respuesta, Schocken jugó a hacerse el inocente: "Resulta extraño para mí que alguien pueda decir que el Haaretz es un diario antisionista, cuando a mis ojos es un diario absolutamente sionista y siempre lo ha sido".

Schocken ya ha tenido alguna que otra oportunidad de defender el "sionismo" del Haaretz". El diario llevó a cabo una "conferencia de paz" en Nueva York en la que el presidente israelí, Reuven Rivlin, tomó parte. Los espectadores notaron que después del discurso de Rivlin la bandera israelí se retiraba de los escenarios. La explicación dada a las personas que preguntaron qué había pasado con la bandera, es que había sido retirada después de un ultimátum del negociador de la AP y miembro de la OLP, Saeb Erekat. La "respuesta sionista" de Shocken fue la siguiente: "¿Qué se puede hacer si la Oficina del Presidente pide que haya una bandera israelí en el escenario detrás de él y la oficina de Erekat ordena que una bandera de Israel se retirara cuando él hablara?".

La carta de Linur fue seguida de otro golpe al Haaretz, esta vez de una fuente inesperada: Jeffrey Goldberg, un veterano periodista estadounidense y un miembro prominente del sector liberal y progresista, a quien el columnista del Haaretz Gideon Levy califica de "liberal ilustrado que representa a la vanguardia intelectual liberal de los judíos americanos". Entonces, ¿qué es lo que provocó que Goldberg se pusiera en pie de guerra contra el Haaretz?

Resulta que la gota final de Goldberg fue un artículo publicado en la edición en inglés del Haaretz de dos historiadoras judías estadounidenses. Ambas mujeres estaban disgustadas con Israel y dijeron que nunca pondrían un pie en cualquier sinagoga americana que fuera favorable a Israel porque consideraban que Israel formaba "parte del colonialismo occidental", del cual la ONU era en parte culpable por permitir el establecimiento de un "estado racista". Las historiadoras entendían que los terroristas palestinos solamente se limitaban a expresar su ira y se mostraban en contra de aquellos que critican el movimiento BDS contra Israel.

Otra cosa que abrió los ojos a Goldberg fue un artículo de opinión de Gideon Levy titulado "Sí, Israel es un estado del mal", donde argumentaba que Israel es un estado gobernado por el "puro mal, un mal sádico. El mal por su propio bien". En respuesta a este artículo, Goldberg anunció que iba a cancelar su suscripción, comentando de paso que "cuando los neo-nazis te envían correos electrónicos con enlaces a artículos del Haaretz que declaran que Israel es el mal, hay que tomarse un descanso de leer el Haaretz".

Cuando fue criticado por hacerlo, Goldberg replicó: "Ya veo. Se permite y se aplaude la crítica a Israel, pero cuando se crítica al Haaretz, ya no es bien recibida". Goldberg añadía que nada daba derecho al Haaretz a promover el odio.

Goldberg señalaba que publica constantemente críticas a las políticas israelíes por la ocupación, los asentamientos, el tratamiento de las minorías y así sucesivamente. Y añadió que su polémico tweet sobre el Haaretz lo ocasionó el artículo de un escritor que se opone a la existencia de Israel.

Alguien como Levy no podía dejar pasar esto en silencio. Así que escribió una columna en la que sacó el arma definitiva: "Los Goldbergs soportan una pesada carga de culpabilidad, porque la ocupación continúa también a causa de ellos, esos que difunden la mentira de la democracia israelí y su sinsentido liberal".

Y para borrar cualquier ápice de duda, Levy fue rápido en explicar que Israel es "uno de los regímenes más brutales y tiránicos que existen en la actualidad".

El crimen de Goldberg fue incluso mayor que el de Linur. Shocken al menos lamentó que Linur cancelara su suscripción, pero Levy fue menos indulgente: "Haaretz sobrevivirá sin los Goldberg", decretó.

Los ecos del escándalo Goldberg no se habían apagado cuando el diario tuvo que comenzar a encajar más golpes, esta vez desde el propio hogar. Uzi Baram, un notable activista de la izquierda que también escribe una columna regular para el Haaretz, criticó duramente el hecho de que Levy apareciera como el portavoz del diario. Baram destacó la caída en el número de lectores del Haaretz y señaló que "el diario no sólo estaba perdiendo lectores de la derecha, sino entre aquellos que se identifican como parte de la izquierda. Gideon Levy y otros como él en la Haaretz creen que Israel es un país cuya fundación fue un delito y que ese crimen continúa. Pero los lectores del Haaretz no quieren un periódico que se avergüenza de su sionismo y que cree que sin un boicot desde el extranjero, Israel no tendrá ninguna posibilidad de cambiar sus políticas".

Esta vez, el golpe resultó insoportable. ¿Cómo el Haaretz podía soportar ese tipo de críticas de uno de los suyos? O como le regañó el editorialista del diario Uri Misgav: "No fue un acto particularmente educado por parte de una persona (Uzi Baram) que tuvo el privilegio de tener una plataforma regular en este diario que ahora está difamando".

Misgav, a continuación, pasó a reprender a Baram diciendo que "el Haaretz es un diario privado", y como tal no está obligado "a cumplir las normas que Uzi Baram o Jeffrey Goldberg establecen con respecto al sionismo o el izquierdismo".

Y Schocken, una vez más, sintió la necesidad de dar una lección a un hijo rebelde, diciendo que las opiniones de Baram representan un "fracaso espiritual para una importante figura de la izquierda".

El editor del Haaretz estaba principalmente enojado por la afirmación de Baram de que la base de suscriptores del periódico era cada vez menor (solamente un 4% de todo el mercado nacional). Schocken mencionó una cifra que haría felices al Israel Hayom o al Yedioth Ahronoth. Incluso si la cifra de Schocken fuera correcta, es engañosa, ya que comprende no sólo a los suscriptores de la prensa diaria, sino también aquellos que se suscriben solamente para la edición de fin de semana y los suscriptores de la página web. No es de extrañar que Schocken sea tan cuidadoso acerca de citar el número específico de abonados del diario.

Un consejo para Schocken, Levy y Misgav: En lugar de quejarse de que su suelo es cada vez más resbaladizo, harían mejor dedicando un momento a mirarse en el espejo.

Labels:

Sólo 2.424 sefardíes han pedido la nacionalidad española - Miguel González - El País



La ley de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes, presentada como la reparación histórica a los judíos expulsados de Sefarad (España) hace 524 años, corre el riesgo de saldarse con un fiasco. Como lo fue el decreto de Primo de Rivera al que en los años veinte del pasado siglo solo se acogieron 3.000 sefardíes. Desde la entrada en vigor de la nueva ley, el 1 de octubre de 2015, solo una persona ha obtenido la nacionalidad española en base a la misma, mientras que las solicitudes son 2.424, muy lejos de las decenas de miles previstas.

Puede haber hasta medio millón de personas que puedan considerarse sefardíes en el mundo, pero parece que menos de 100.000 acabarán solicitando finalmente el pasaporte español”, declaraba en enero pasado a EL PAÍS el director de la Unión Sefardí Mundial, José Benarroch. Sus cálculos parecían avalados por la avalancha de peticiones de información que recibieron los consulados españoles, especialmente en Israel, cuando se anunció que España estaba dispuesta a reparar la injusticia histórica cometida con los judíos que fueron expulsados de Castilla y Aragón por los Reyes Católicos en 1492 y se dispersaron por el norte de África, los Balcanes o el Imperio Otomano.

Más de un año después de publicarse la ley y a los diez meses de su entrada en vigor, el 1 de octubre de 2015, solo 225 sefardíes residentes en Israel han solicitado el pasaporte español. Y la cifra total de peticiones es de 2.424, según datos del Ministerio de Justicia a 4 de agosto pasado.

Solo una nacionalidad ha sido concedida hasta ahora al amparo de la nueva ley y otros 256 expedientes están concluidos, mientras que los restantes se encuentran en trámite. Hay que tener en cuenta que la norma solo estará en vigor tres años, hasta el 1 de octubre de 2018, aunque el Consejo de Ministros podría prorrogarla por un año más.

La complejidad de los tramites que deben cumplimentar los aspirantes hace pensar que diez meses no es tiempo suficiente para hacer balance y que a medio plazo podrían multiplicarse las solicitudes, pero es seguro que, con los requisitos actuales, difícilmente se alcanzará ni de lejos la cifra de entre 90.000 y 200.000 expedientes que llegó a citar el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub.

La gran novedad de la reforma, promovida por el anterior ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón, fue la posibilidad de que los sefardíes accedieran a la nacionalidad española sin tener que renunciar a la de origen, algo hasta ahora reservado a los iberoamericanos. “¡Cuánto os hemos echado de menos!”, llegó a proclamar el rey Felipe VI, dirigiéndose a los sefardíes, tras sancionar la ley.

Las cifras son, sin embargo, mucho más modestas que las proclamas. En países donde residen decenas de miles de sefardíes, como Turquía o Marruecos, el número de solicitantes no llega al centenar. Ello se debe, según distintas fuentes, a la complejidad de los trámites, tildados de farragosos y onerosos.

Para que acogerse a la ley hay que acreditar la condición de judío originario de España mediante un certificado expedido por el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España o por el rabino del lugar de residencia, así como demostrar el uso del ladino o haketia como idioma familiar, aportar partida de nacimiento o certificado matrimonial, informe motivado sobre la pertenencia de su apellido al linaje sefardí y cualquier otro documento que acredite vinculación con España. Obtener todos estos documentos no siempre es fácil, dada la diáspora del pueblo judío y la eliminación de familias enteras en la Shoá (Holocausto). Una vez conseguidos y debidamente traducidos y legalizados, deben remitirse a la Dirección General del Registro y el Notariado. A partir de ahí comienza un auténtico víacrucis, porque el solicitante debe viajar a España para comparecer personalmente, salvo excepciones, ante el notario designado, al que aportará los medios probatorios y la documentación exigida.

Los costes de tramitación pueden oscilar entre 3.000 y 5.000 euros, incluidas las tasas (100 euros), que se abonan aunque la solicitud no prospere. Además, los interesados deben superar un examen de español y una prueba de conocimiento de la Constitución y la realidad social y cultural españolas.

En estas condiciones, según los expertos, ni los sefardíes de mayor edad ni los de menores recursos económicos se decidirán a emprender la carrera de obstáculos que supone obtener la nacionalidad española. La nostalgia de Sefarad tira mucho, pero no tanto.


Obstáculos

De todos los obstáculos que deben superar los sefardíes para obtener la nacionalidad española los más disuasorios son la prueba de idioma español y la de conocimiento de la Constitución y la realidad social y cultural española (CCSE). Muchos sefardíes hablan el ladino o haketia, un castellano del siglo XV enriquecido con palabras de los países de acogida. Karen Gerson Sarhon, coordinadora del Centro Sefardí de Estambul (Turquía), advierte de que conocer el ladino no basta para aprobar un examen de español. “Es fácil entenderse oralmente, pero hay grandes diferencias en su traslación escrita con el castellano actual”, explica. La contradicción, subraya, es que mientras España elogia a los sefardíes por haber conservado su cultura hispana durante más de cinco siglos, no les permite hacer el examen en su propia variante del español. La pregunta es si Miguel de Cervantes aprobaría hoy el examen de español del Instituto Cervantes.

De las 58.510 personas que desde octubre pasado han hecho la prueba CCSE, solo el 5% (2.961) alegaban ser sefardíes. La consecuencia más visible es que las colas que antes había ante el consulado español en Estambul se han trasladado al portugués. El país vecino también ofrece un pasaporte europeo a los sefardíes, pero no les exige conocer el portugués actual.


4.522 nacionalidades al margen de la ley

Desde el 1 de octubre de 2015, cuando entró en vigor la ley, el Gobierno ha concedido 4.522 nacionalidades a judíos sefardíes, pero la paradoja es que lo ha hecho al margen del texto legal.

El 29 de octubre pasado, el Consejo de Ministros otorgó 4.302 nacionalidades por carta de naturaleza, con el pretexto de que se trataba de personas que habían acreditado su condición de sefardí con anterioridad a la entrada en vigor de la ley.

Lo sorprendente es que el pasado 5 de agosto, 10 meses después de la entrada en vigor de la ley, recurrió de nuevo a este procedimiento excepcional para conceder otras 220 nacionalidades. En esta ocasión el Gobierno alegó que se trataba de solicitudes anteriores a la entrada en vigor de la ley que no se habían podido resolver antes “debido a razones operativas”.


Labels:

Los judíos siguen siendo judíos: La nueva novela antisemita egipcia recién publicada - Elder of Ziyon



Recientemente una novela ha sido publicada titulada "Los judíos de Alejandría".

Ha sido valorada positivamente en la prensa egipcia. y fue uno de los títulos estrella que se presentaron en una reciente feria del libro.

Por supuesto, también es antisemita.

La trama es la siguiente:

John, un cirujano y barbero judío tiene éxito en la curación de Said, un gobernante egipcio del siglo XIX, de una enfermedad en la que todo el mundo había fracasado.

Es recompensado por Said con tierras cerca de Alejandría, y hay un plan para hacer que estas tierras para un asentamiento para pobre judíos que trabajarían esas tierras. Pero una disputa familiar estalla (en la familia de John) y éste es asesinado, y se adueñan de la tierra.

Con el fin de encubrir el asesinato, deciden hacer de él un "hombre santo" como Abu Hatzeira [N.P.;¿se refiere a Israel Abuhatzeira o Yaakov Abuhatzeira, dos conocidos hombres religiosos judíos marroquíes?], un santo popular, y así su tumba atraería a muchos fieles (una cosa común entre los judíos y musulmanes).

A continuación, una nueva generación de judíos surge después de la Segunda Guerra Mundial, la cual trata de mezclarse en una sociedad egipcia "que era acogedora, y no tenía odio hacia ellos o trataba de vengarse de ellos como Adolf Hitler". Cuando nace el Estado de Israel, los descendientes emigran allí, y "siguen el mismo patrón" que elaboraron en Egipto: hacerse cargo de las tierras y crear falsos lugares sagrados.

La revisión del libro realizada esta semana por el diario Al Ahram dice que el libro trata de ser "comprensivo con los judíos, pero simplemente no puede lograr que esas malas personas se vean bien":
Debido a la materia del libro, la vida de los judíos en general, el autor trata de penetrar en el pensamiento dentro de la comunidad judía y entender sus costumbres y tradiciones, así como su forma de pensar a lo largo de varias décadas, tratando de superar los estereotipos que prevalecen sobre los judíos entre los egipcios. Pero no tiene éxito en esto porque los judíos son los judíos, con su codicia, su engatusamiento, sus mentiras, su odio hacia los demás y su tráfico sexual y su uso de las mujeres para acceder a sus pertenencias. Por lo tanto, el narrador demuestra una vez más que el estereotipo de los judíos es cierto.

Labels:

Black Lives Matter y los judíos de auto odio - Joseph Telushkin - Tablet



Entre 1939 y 1945, fue asesinado un tercio del pueblo judío en el mundo. Eso fue un genocidio. Y desde que Israel tomó el control de Cisjordania y Gaza en 1967 en una guerra de autodefensa, la población árabe en estas dos áreas ha pasado de poco más de un millón a más de 4 millones. Eso no es genocidio. En todo caso, se trata de una explosión demográfica.

¿Por qué es importante mencionar estos datos demográficos? Debido a que el manifiesto recientemente publicado por el movimiento Black Lives Matter, un movimiento creado para abordar la cuestión de como inocentes hombres afroamericanos han sido disparados por agentes de policía por su aspecto, incluye un programa ampliado donde se denuncia a Israel, la patria judía, por la práctica de un "genocidio" contra el palestinos.

Rachel Gilmer, una mujer nacida de una madre judía que ha repudiado públicamente su judaísmo, jugó un papel importante en la redacción de ese manifiesto de odio hacia Israel del movimiento Black Lives Matter ¿Y por qué eso no me sorprende? Porque históricamente Gilmer encaja en la conocida descripción del "judío de auto odio" (que se odia a sí mismo y a los suyos).

Una de las más famosas figuras de "judío de auto odio" fue la icónica comunista judía Rosa Luxemburgo, quien cuando se le requirió que denunciara los pogromos contra los judíos, respondió con esta declaración conmovedora: "¿Por qué tendría que ser especial para mí el dolor de los judíos... Yo no puedo encontrar un rincón especial en mi corazón para el gueto. Lo cierto es que me siento como en casa en todo el mundo donde haya nubes, pájaros y lágrimas humanas".

Bueno, no exactamente todo el mundo. La indiferente respuesta de Luxemburgo ante la muerte de su madre le llevó a su padre a escribir de manera angustiada: "Un águila que se eleva tan alto pierde de vista la tierra que queda abajo... No haré que cargue más con mis cartas". Aparte de su padre, la única persona que conozco que se refiere a Rosa Luxemburgo como un águila fue esa "gran persona humanitaria" llamada Vladimir Lenin. "Pero a pesar de todos sus errores", declaró Lenin después del asesinato de Luxemburgo, "ella sigue siendo para nosotros un águila". Dando lugar a que el siempre astuto Winston Churchill comentara de Lenin: "Su nacimiento fue la mayor tragedia de Rusia. Su muerte [y su sucesión por Stalin] fue la segunda mayor tragedia de Rusia". Y entre los escasos partidarios de Stalin en los Estados Unidos - incluso después de que se revelara como un asesino de masas - un gran porcentaje, tal vez el mayor, eran... cómo dudarlo... judíos de auto odio.

Fue otro judío de auto odio, Nicolás Donin, quien instigó en el siglo XIII a los dominicos (la Iglesia católica ya no es antisemita, pero en aquellos años sí lo era) para que quemarán 24 carros cargados con miles de volúmenes del Talmud, en un momento en que cada uno de ellos estaba escrito a mano. Y por supuesto, fue Karl Marx, un descendiente de rabinos, y quizás el mayor judío de auto odio de todos, quien escribió: "¿Cuál es el culto secular del judío? El regateo. ¿Cuál es su dios secular? El dinero. ¡Bien, entonces emancipémonos del regateo y del dinero, ya que emanciparnos del judaísmo práctico y real sería la auténtica autoemancipación de nuestro tiempo".

Debido a la gran prominencia de Marx, esta cita sobre los judíos es bastante conocida. Menos conocido es que Hitler afirmaba que Marx era una especie de mentor en la cuestión judía: "Es suficiente que el conocimiento científico sobre el peligro del judaísmo se profundice poco a poco y que cada individuo, sobre la base de este conocimiento, comience a eliminar al judío que hay dentro de sí mismo, y me temo que este bello no procede más que que un judío".

Ahora, personas como Rachel Gilmer están extendiendo el libelo de que los judíos de Israel practican el genocidio, una acusación que no sólo es una mentira absoluta, sino que está destinada a conseguir que la gente vea a todos los judíos que apoyan el derecho de Israel a existir como gente malvada y capaz de defender cosas horribles. Tampoco el uso del término "genocidio" fue un desliz de la lengua. En una entrevista con el Ha'aretz, Gilmer dejó claro que la acusación de "genocidio" no fue "casual" y que el término fue elegido con deliberación (En la misma entrevista, Gilmer también se refirió a Israel propiamente dicho, y no sólo a Cisjordania, como "Palestina").

¿Qué pasa con esos judíos que están dispuestos a aceptar la redacción del manifiesto de Black Lives Matter donde se acusa a Israel de genocidio sin exigir la supresión de esa mentira? Lo que están haciendo, creo, es profundamente inmoral. Ellos saben que lo que se dice acerca de los judíos es una mentira, una ficción no menos viciosa que un libelo de sangre, pero parece que simplemente no les importa lo suficiente la verdad y que sus compañeros judíos se opongan a ella e insistan en que se suprima.

Sobre este tema, como en tantos otros, Martin Luther King lo dejó muy claro. Cuando escuchó a un estudiante negro de Harvard lanzar una diatriba contra Israel, King lo detuvo y le dijo: "Cuando la gente critica a los sionistas, ellos realmente están hablando de los judíos y están hablando de antisemitismo".

No quiero ver como los afroamericanos son acosados ​​o disparados, y yo no quiero ver como los judíos son difamados. Por desgracia, los judíos de auto odio y los ex judíos que ahora están tratando de secuestrar el movimiento Black Lives Matter para convertirlo en un movimiento de odio anti-Israel sólo están de acuerdo con la mitad de esa declaración.

Labels: ,

Imaginen que no existieran los países - Yoaz Hendel - Ynet



Si he entendido bien la reciente "Ley de la bandera" promovida por los diputados Oren Hazan, Nava Boker y David Amsalem, probablemente la apoyaría. Estoy a favor de un patriotismo saludable, con todos los ingredientes que componen la ley promovida por dicha galería de diputados de la coalición gubernamental: la bandera, el himno nacional, el patriotismo y el orgullo nacional. Sin embargo, soy muy reacio al tipo de posibles patriotismos que suenen ridículos y que se trata de promover.

El patriotismo es una herramienta imprescindible en países como Israel. Sin él, no se puede insistir en un servicio militar obligatorio o en pedir a los estudiantes y a los padres que cumplan con el deber de reserva en mitad del verano. Tampoco se podría explicar por qué tienen que pagar tantos impuestos estatales. Y en lo que me concierne - algo que no puede ser realmente verificado - una buena dosis de patriotismo es una parte esencial de la razón por la que nos mantenemos tranquilos durante los meses de un calor sofocante como julio y agosto.

La otra opción que funciona como alternativa al patriotismo es una vida al estilo de la propuesta por John Lennon en su canción "Imagine": "Imagina que no hay países", decía, "y ya no habría nada por qué matar o morir". Un mundo sin razas, sexo o religión. En otras palabras, la universalidad, una nación menor desde una perspectiva global. El liberalismo extremo sin fronteras ni barreras.

La verdad, resulta una visión bastante mesiánica, además de peligrosa.

El primer coste inicial de un mundo sin fronteras ya es visible en la actual economía occidental. La globalización nos permite transferir industrias y servicios a los países del Tercer Mundo donde los salarios son más bajos. Permite, por ejemplo, que la mayor parte de nuestras patrióticas banderas se hagan en China, por lo que la bandera que agitamos con tanto orgullo en realidad ha sido construida por un trabajador chino que no tiene ni idea de lo que está haciendo. Lo mismo ocurre con todas las demás banderas nacionales. Y ha sido la globalización la que ha permitido el retorno de la esclavitud abolida a mediados del siglo XIX en América: trabajadores sin derechos básicos, sin un salario mínimo y sin la supervisión del Consejo Nacional para la Niñez.

Otro coste de esta visión es la guerra entre las civilizaciones y el terrorismo. Cuando no se tienen fronteras, existen oleadas de inmigrantes saliendo del Tercer Mundo y llegando a Occidente (esta última década, por ejemplo, se han producido más refugiados que durante la Segunda Guerra Mundial). La inclinación que tienen algunos inmigrantes musulmanes de gritar "Allahu Akbar" es sólo una parte del problema. El efecto que el terrorismo tiene, incluso los ataques más importantes y violentos, es al final del día limitado. Los cambios culturales, sin embargo, afectan a todo el mundo occidental.

El choque de culturas se centra en torno a un choque de valores. En un mundo sin fronteras con una inclinación por un liberalismo extremo, cada infiltrado o cada trabajador inmigrante se le considera un refugiado que debe ser acogido y mantenido, y es la misma libertad de expresión la que permite a los imanes radicales incitar a sus oyentes en las mezquitas de Gran Bretaña, Francia y Alemania, y hacer que estos huéspedes se levanten contra los mismos países donde se encuentren alojados. Los derechos individuales en los que se ha fundado Occidente son los que a su vez impiden la expulsión de estos imanes después de que se haya descubierto que obran como combustible de la Yihad.

Hay autoproclamados expertos en ese "supuesto fascismo que azotaría a Israel" que ven en cada símbolo, en cada aplauso por ganar una medalla en los Juegos Olímpicos y en todas las conversaciones sionistas, una base para realizar una nueva comparación con los días más oscuros de Alemania. En realidad, Israel  gestiona un equilibrio entre la necesidad del patriotismo y del liberalismo mucho mejor que la mayoría de los países democráticos.

Tomemos por ejemplo la lucha actual contra el burkini en Francia. El miedo a la coerción religiosa y cultural de los inmigrantes y a los movimientos musulmanes que buscan inculcar la sharia (que existe en casi todos los países occidentales),  es lo que está impulsando en la actualidad que algunos municipios eviten que las mujeres musulmanas vayan a la playa vestidas de la forma que estiman conveniente. El burkini, un traje de baño que cubre por entero el cuerpo de la mujer dejando solamente expuesta la cara mientras que sus hombres pueden aparecer con sus peludos pechos desnudos, se ha convertido en un símbolo.

Europa se está encontrando con la imposibilidad de manejar el "Imagine" de John Lennon. ¿Cómo protegemos los valores liberales cuando se enfrentan a mujeres que prefieren, bajo las órdenes establecidas por los hombres y por su tradición, cubrirse de pies a cabeza, incluso cuando van a la playa? En Israel una batalla como esa nunca sucedería, pues incluso a esas pocas mujeres ultra-ortodoxas que se visten como si estuvieran con los talibanes, a pesar de que eso representa una desviación del judaísmo y del sentido común, se les permita caminar a su antojo.

La razón principal de esto se debe a que, a pesar de lo que los liberales y progresistas europeos suelen contar sobre el sionismo y sus productos, el movimiento nacional israelí fue construido como un sistema de equilibrios, al igual que el Estado de Israel. El experto legal judío estadounidense Alan Dershowitz, quien se ha convertido en uno de los mejores defensores e introductores en idioma inglés de Israel, afirma que esto se debe al hecho de que muchos de los que ayudaron a fundarlo fueron mentes legalistas (Herzl, Ben-Gurion, Jabotinsky, Begin, Shamir). Y esto a diferencia de otros países que fueron construidos principalmente por generales. Ya sea porque Dershowitz tenga razón y los fundadores fueron mentes legalistas, o porque realmente se trataba de filósofos y soñadores los que construyeron este país - y en ambos casos son de agradecer por esta gracia salvadora -, el resultado sigue siendo el mismo.

Los que afirman que Israel también alberga un notable nacionalismo tienen razón. Todo país generalmente lo alberga. La diferencia entre el patriotismo y el nacionalismo es la emoción que cada uno de ellos ayuda a cultivar, pues en tanto que el patriotismo ayuda a cultivar el amor a la patria, el nacionalismo suele incrementar el odio que sientes por tus enemigos. En nuestro caso, serían los árabes. Pero por supuesto, el cultivo de un símbolo no significa nacionalismo, a pesar de lo digan los ignorantes fascistas que crecen en el odio.

La pertenencia es una parte esencial de la naturaleza humana, tal como los desastres pueden demostrar con claridad: cuando nuestros soldados son asesinados durante una operación militar, nuestros corazones sangran más que por un accidente de un avión ruso y de sus pasajeros civiles. Hay grandes liberales y progresistas, partidarios de la globalización y caballerosos guerreros por la justicia en el mundo, y quizás sentados en estos momentos en Francia o en la Universidad de Berkeley, que pueden bebiendo vino o jugar con su móvil mientras cientos de miles de sirios están siendo sacrificados.

La horrorosa fotografía de un pobre chico que fue sacado de los escombros de su casa en Alepo sorprendió al mundo, pero sólo brevemente. Supongo que la mayoría de los padres que vieron la foto pensaron, como yo lo hice, en sus propios hijos. Pero ahí es donde generalmente suele acabar la cosa. Porque la verdad es que solemos son indiferentes a los "Otros", y no se puede amar a todas las personas por igual. Por eso suele ocurrir que los ciudadanos de tu propio país tengan prioridad, o en ciertos casos los de tu causa preferida, por lo menos bajo un patriotismo sano.

Aquí es donde la discusión vuelve a ese mismo proyecto de ley que tiene por objeto prevenir que los diputados asistan a cualquier evento oficial en el que la bandera de Israel no pueda estar presente. Aparte del hecho de que árabes y judíos ultra-ortodoxos que también puedan estar en esos eventos es probable que no se identifiquen como sionistas, tales propuestas hacen del patriotismo una broma.

En su lugar, lo que me preocupa es el hecho de que en unos pocos años la mayoría de los jóvenes israelíes no sepan cantar la Tikva, ya que más de la mitad de ellos actualmente no estudian en el sistema sionista de educación pública (como es el caso de un 54% de los estudiantes árabes o ultra-ortodoxos). Me preocupa que vayan a crecer siendo ignorantes de su historia. Que en 12 años, mis hijos formen parte de la pequeña minoría que todavía sirve en el ejército. Me preocupa que teniendo soldados voluntarios en el IDF una vez al año en la comunidad, esto se convierta en un campo de batalla político, como si nada de esto tuviera consecuencias: ¿por qué no podemos decidir sobre una política de inmigración y de expulsión de las familias de las personas que se consideran infiltrados, mientras que al mismo tiempo tratamos de asegurar a los hijos de esas familias que sufran lo menos posible mientras se decide su destino?

Por encima de todo, sin embargo, estoy preocupado por la falta de confianza en uno mismo que está invadiendo la identidad sionista, esa que permite que la idea de patriotismo sea tomada como una broma

Labels:

Saturday, August 27, 2016

Notable artículo: Estimados activistas y combatientes por la Justicia Social: vuestra religión es el progresismo, no el judaísmo - Liel Leibovitz - Tablet



"Como judío", yo practico el judaísmo.

¿Es esta una declaración de pocas luces? Me disculpo. Es que muchos de nuestros hermanos y hermanas en estos días hacer una cuestión de repetir esto mismo: "como judío, yo debo hacer esto o aquello".

"Como judíos", nos gritan estos jóvenes activistas, deberíamos abrazar la plataforma del Black Lives Matters, incluso cuando singulariza al Estado judío, la único de las naciones del mundo que se permite calumniar y acusar surrealísticamente de genocidio. "Como judíos", nos informa un estudiante de doctorado, deberíamos rechazar la ocupación israelí de tierras palestinas, ese motor que conduce a nuestra gente al borde de la catástrofe. Y como nos dice el columnista Beinart, incluso deberíamos, "como judíos", levantarnos contra la prohibición francesa de los "burkinis", esa especie de traje de baño de cuerpo completo que algunas mujeres musulmanas eligen usar por el bien de la modestia mientras se bañan en la playa. Estas son todas las causas de agitación dignas de consideración "como judíos".

Sin embargo, todas ellas no tienen absolutamente nada que ver con los fundamentos de nuestra fe.

Hemos pasado bastante tiempo en los últimos años debatiendo que es un judío, una meta que ha provocado que descuidemos formular la pregunta más espinosa: ¿qué es el judaísmo? Es una cuestión que pertenece a los teólogos, una clase escolástica que, en nuestra tradición, es mucho más probable, tristemente, que se centre en ofrecer una lectura atenta y exhaustiva de algunas partes del texto sagrado que en abordar las relaciones fundamentales entre los principios de la fe y el suelo terrenal en que están enraizados. Es una pena, y necesitamos este tipo de investigación más que nunca, sobre todo ahora que los combatientes por la justicia social tan de moda utilizan nuestro credo como una bandera bajo la cual marchar y cobijarse en sus batallas.

En busca de inspiración, entonces, debemos mirar a nuestros hermanos cristianos. En 1923, la cristiandad americana recibió una clase magistral de claridad doctrinal cuando un apasionado presbiteriano llamado John Gresham Machen escribió un pequeño libro titulado "Cristianismo y Liberalismo". Demasiados de sus fieles contemporáneos, según él, "tienen la necesidad de mirar a su religión como un lienzo en blanco en el que poder proyectar los valores del liberalismo progresista. Han terminado viendo a Cristo como una metáfora, no como una deidad, un suave recordatorio para ser siempre buenos y amables, porque la bondad y la amabilidad son lo justo. Ellos leen la Biblia como un medio de afirmación, no como investigación, y siempre estaban dispuestos a ignorar las enseñanzas que les chocan, sin embargo amablemente asumen los últimos edictos de la modernidad". "Los liberales que no toleran las verdades esenciales del cristianismo", argumentaba Machen, "podrán hacer muchas cosas maravillosas, pero ellos no serán cristianos". Y todos, terminaba el teólogo presbiteriano, "harían mejor en dejar de fingir que estaban de acuerdo con unos valores que asumen de una manera meramente tangencial, pero que son el núcleo de la fe cristiana".

Ahora podemos imaginarnos el "buen recibimiento" que tuvo Machen y sus ideas. Rechazado y abatido, Machen renunció a su labor en Princeton y poco después era totalmente apartado del ministerio del sacerdocio por su negativa a comprometer sus creencias. Viajó extensamente para administrar su labor para los pocos que todavía le soportaban, y murió en uno de esos viajes el Día de Año Nuevo de 1937 en Bismarck, Dakota del Norte. Él tenía 55 años. Su tumba tenía la inscripción de griego con el lema "Fiel hasta la muerte". En un ambiente de cálidas necrológicas varias semanas más tarde, HL Mencken comentó a sus lectores que el fallecido "chocó con los reformadores que estaban tratando, en los últimos años, de convertir la Iglesia Presbiteriana en una especie de club literario y social, vagamente consagrado a las buenas obras".

Cómo se habría divertido Machen si hubiera tenido el tiempo suficiente para presenciar el judaísmo americano actual y ver en lo que se ha transformado: en apenas un club muy debilitado. Si hubiera entrado en nuestras sinagogas o leído nuestras publicaciones, habría perdido la esperanza al oír a muchos de nosotros hablar con reverencia del Tikkun Olam, ese "mandato" de reparar el mundo, como si fuera el centro de nuestra antigua fe, y como si ese "reparar el mundo", despojado de sus fuentes teológicas específicas, no fuera nada más que un vago sentimiento de benevolencia general profesado no sólo por los judíos, sino también por hindúes, zoroastrianos, miembros del club Kiwanis y prácticamente el resto de seres sensibles que contemplan la creación y tienen la fugaz sensación de que Dios tenía que haberse esmerado más para darle un toque más perfecto que estaban de acuerdo con unos valores que asumen de una manera meramente tangencial, pero que son el núcleo de la fe cristiana.

Afirmar que anhelamos la justicia social no nos hace mas judíos, al igual que afirmar que nos gusta la pizza no nos hace más italianos. Se trata de un estado de ánimo o de una moda, no de un sistema de creencias, y que tantos de nosotros parezcamos incapaces de captar la diferencia resulta desalentador.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Cómo podrían haber adivinado, es una pregunta complicada. En parte, tiene que ver con la fluidez de los términos que usamos cuando hablamos de ser judío. La nuestra, estamos de acuerdo, no es sólo un año religión, sino también una etnicidad, una confluencia que puede confundirnos al asumir que el judaísmo es lo suficientemente grande como para contener cualquier riqueza que queremos añadir. Pero no lo es.

Tan acogedor como pueda ser nuestra tradición con la disidencia y con las interpretaciones divergentes, en el núcleo del judaísmo no es posible un divorcio con las concretas bases teológicas en las que se apoya. Como la divina elección, por ejemplo: tanto si consideramos a los seguidores judíos de dicha fe, o a los miembros de esa nación, o ambas cosas, difícilmente podemos ignorar la verdad histórica y doctrinal que fue su fuente ahora o hace mucho tiempo, en las estribaciones de una montaña lejana, cuando aceptaron la extraña carga de convertirse en hijos predilectos de Dios. Considerado desde una perspectiva moderna, incluso cosmopolita, resulta una verdad incómoda, es por eso que muy probablemente no será muy discutido actualmente en artículos o sermones. Luchar con la relación que nos ata al Creador es difícil, es por eso que algunos nos predican ciertas sutilezas vaporosas como abrazar al Otro que son muy fáciles.

No me malinterpreten: no tengo ningún problema inherente con los valores progresistas, ni tampoco creo que no tengan su propio lugar en el judaísmo. Pero los valores progresistas o conservadoras, o las convicciones libertarias, o cualquier otra variedad de sentimientos ideológicos, no tienen su lugar en la religión a menos que nazcan, exclusivamente y con claridad y con fuerza, de la teología. De lo contrario, la Ciudad de Dios y la Ciudad del Hombre y se convierten en una y en la misma: un lugar aburrido y ruidoso en el que ningún espíritu nunca podrá elevarse.

Es hora de que terminamos esta farsa. Aquellos de nosotros que encuentren de poca utilidad el judaísmo, excepto como campo de prácticas donde exponer su progresismo de buenos sentimientos, deberían utilizar mejores recintos donde potenciar sus intereses. Ellos provocan que el resto de nosotros sintamos la necesidad de darnos la vuelta y proclamemos que contorsionar nuestras creencias no representa nada más que utilizar el judaísmo en beneficio de la agenda política de moda. El resto de nosotros, los que seguimos interesados ​​en ser judíos, haremos lo que aquellos que han estado interesados ​​en ser judíos durante miles de años: vamos a seguir encontrando nuevas y significativas formas de lidiar con las cuestiones de nuestra fe. Nuestras respuestas serán diversas. Algunos de nosotros vamos a emerger con sed de reforma, otros con una recuperación de las viejas tradiciones. Algunos encontrarán la alegría en la ortodoxia, otros en el movimiento de renovación.

Pero todos aquellos que permanezcamos fieles al judaísmo deberíamos realizar tres votos:
- debemos comprometernos con el judaísmo según sus propios términos, no pensando en los nuestros. 
- no debemos hacer valer el argumento de que nuestro compromiso (con el judaísmo) de alguna manera nos da la autoridad para hacer afirmaciones sobre cualquier otra finalidad que no sea la fe misma. 
-  debemos tener la decencia intelectual y moral de darnos cuenta que mientras las cuestiones políticas y teológicas a veces convergen, nunca son, en su esencia, las mismas cuestiones.
Como judíos, no hay realmente ninguna otra cosa que debamos hacer.

Labels:

Friday, August 26, 2016

¿Cómo me encontré en la parte superior de la lista de "incitadores" de la AP? - Ben Dror Yemini,



La semana pasada, me encontré siendo la estrella de un informe de la agencia de noticias palestina Wafa, la agencia de noticias oficial de la Autoridad Palestina. Resulta que he sido galardonado con el dudoso honor de estar en la parte superior de una lista de "incitadores" entre los periodistas israelíes.

No podía creer lo que veía. Estoy acostumbrado a escuchar ese tipo de acusaciones de una izquierda delirante, ¿pero ser ahora el objetivo de la Autoridad Palestina? Normalmente, si se me permite decirlo, la AP, a pesar de todo, suele ser más sana que la izquierda delirante. Tengo relaciones con algunos de los altos funcionarios de la AP. No estamos de acuerdo y discutimos, pero todavía hablamos los unos con los otros.

El problema es que a pesar de la relación que mantienen algunos israelíes con altos funcionarios de la AP, su  campaña de incitación continua sin cesar. La AP glorifica a los asesinos de judíos, nutre la fantasía del "derecho de retorno" y de una Gran Palestina, y retrata a los judíos como a unos nazis. En lugar de poner fin a la incitación, la AP prefiere seguir realizando esas afirmaciones contra Israel. Así pues, ellos han buscado arriba y abajo, y parece que ahora ya han localizado al mayor incitador.

¿Qué he hecho? ¿Qué pecados he cometido? La AP encontró dos razones. La primera fue un artículo que escribí en contra de los líderes de la Lista Árabe Conjunta por su oposición a una integración de los árabes israelíes en la sociedad israelí. La segunda fue que destaqué en mis escritos un informe que reproducía una serie de comentarios realizados por Jibril Rajoub de apoyo al terrorismo.

Estoy a favor de la integración y de la igualdad, lo confieso. Estoy en contra los que apoyan el terrorismo, también lo confieso. Admirablemente, el informe de la AP es preciso y no distorsionado. No me atribuye opiniones que nunca he expresado. Esas opiniones si me las reprochan continuamente desde esa izquierda delirante. En sus escritos, sí he encontrado una increíble distorsión de mis palabras, a veces presentadas como citas directas que nunca he expresado y con las que estoy completamente en contra.

¿Pero entonces, dónde está esa maldita incitación? En los últimos años he publicado, una y otra vez, artículos a favor de los árabes israelíes. He comentado encuestas que mostraban que una mayoría de la generación más joven de la sociedad árabe es favorable a la integración y a realizar el servicio nacional.

En este contexto, critiqué al diputado Jamal Zahalka, que dijo: "Un árabe que hace el servicio nacional deberá ser expulsado de la comunidad" y contra el diputado Ayman Odeh quién ha elegido liderar un comité contra el servicio nacional o contra cualquier otro tipo de servicio del estado. Tras el asesinato atroz en la calle Dizengoff de Tel Aviv, hablé acerca de mi conocimiento personal de muchos miembros de la familia del terrorista, Nashat Melhem. El asesino, escribí, no los representa, ni tampoco representa a ningún árabe israelí. Por el contrario: la enorme mayoría de los árabes israelíes se oponen a la violencia y el terrorismo.

Entonces, ¿dónde está exactamente esa incitación de la que se me acusa? Resulta que la lucha por la integración de los árabes israelíes representa en realidad para ellos, de manera muy negativa, una lucha en favor de la normalización.

La campaña anti-israelí incluye una feroz oposición a la normalización, una mala palabra para los "círculos progresistas". Ese carácter anti-normalización es la esencia del movimiento BDS (boicot, desinversión, sanciones), qui recibe el apoyo de una parte de los líderes árabes de Israel. Si su visión llegara a triunfar, los médicos árabes no trabajarían en los hospitales israelíes, expertos árabes no acudirían a conferencias internacionales representando a Israel, y no se permitiría la presencia de judíos en los restaurantes árabes. En resumen,  la alienación se incrementaría y el odio se dispararía.

Medios de comunicación como "Muqawamah" ("La resistencia"), tal como quisieran los miembros del partido árabe Balad, crecerían también. Esta es la ideología de un Azmi Bishara, el líder ideológico de Balad, que apoyan abiertamente. El resultado será la ruina para los árabes israelíes. Si esta coalición de locura prospera, se extenderá como al movimiento BDS, Hamas e ISIS.

Pero para su crédito, los árabes israelíes no caen en esta trampa. El porcentaje de quienes se oponen a la integración y a la normalización es cercano a cero. La mayor paradoja, sin embargo, es que la mayoría de ellos sigue votando a unos políticos que defienden el incremento de dicha alienación. Pero paradojas como esas forman parte integral de las contradicciones de la vida: Después de todo, en la mayoría de las encuestas los votantes árabes israelíes aparecen como mucho más cuerdos que su liderazgo.

Por lo tanto, no es una marca de vergüenza que la AP me haya otorgado esa insignia de incitación. Al contrario, es el premio que he recibido por mi lucha contra el terrorismo y a favor de la igualdad y la integración de los árabes israelíes. Se lo merecen.

Labels:

Wednesday, August 24, 2016

La proclamada crisis sobre la ayuda militar - Dror Eydar - Israel Hayom



El lunes, el experto principal del Yedioth Ahronoth Nahum Barnea escribió un artículo mordaz contra el primer ministro Benjamin Netanyahu. Probablemente ha escrito un millar de ese mismo tipo de artículos anteriormente y parece que sus ataques a Netanyahu se han convertido en su especialidad periodística en los últimos años. En su artículo del lunes, que se basaba en lo que dijo el ex primer ministro Ehud Barak recientemente, escribió que el gobierno de Obama se inclinó inicialmente por aumentar la ayuda militar anual a Israel a 4.500 millones de $ durante la próxima década, pero luego, después de que Netanyahu pronunció un discurso contra el acuerdo nuclear de Irán ante una reunión conjunta del Congreso, la Casa blanca decidió "quitar" a Israel alrededor de 700 millones por año. En otras palabras, Barnea afirmaba que el discurso de Netanyahu ante el Congreso le costó a Israel unos 7.000 millones. Barnea, el periodista más prominente del Yedioth, hablaba en serio. Él está absolutamente seguro de que así es cómo los países, incluso los aliados, interactúan. "Hay una cosa que es cierta: la apuesta de Netanyahu fue un error de proporciones históricas", escribió finalmente.

Lo que es interesante es que Barnea nunca dijo lo mismo acerca de los acuerdos de Oslo y su peaje de sangre, un error histórico del que él y sus amigos son en buena medida responsables. Esos acuerdos, como se recordará, tuvieron una etiqueta de precio mucho más costosa, tanto en sangre como en dinero. Miles de millones de shekels se utilizaron para deshacer el daño que infligieron. Este daño fue el resultado de una falsa premisa según la cual se dejaba entrar en la Tierra de Israel a miles de terroristas empeñados hasta ese momento en destruirnos y que de repente cambiaban de opinión y pasaban a protegernos de los extremistas. Y sin embargo, esta misma semana, el hijo del ex primer ministro Isaac Rabin, Yuval Riban, se lamentaba en el Haaretz de que Netanyahu no tuviera el mismo "valor" que los delirantes arquitectos de Oslo. Esto ya es simplemente increíble.

He hablado con antiguos y actuales funcionarios de defensa que han estado involucrados en las conversaciones con los EEUU y todos ellos han dicho que el discurso no tenía relación con el emergente paquete de ayuda. Algunos elementos radicales de la actual administración Obama han dividido el mundo en víctimas y victimarios. Israel, de acuerdo con esta lógica, pertenece a este último grupo, por lo que los EEUU deberían reducir la ayuda militar que proporciona. Me dicen que la cifra de 4.500 millones pudo haber estado flotando en las conversaciones preliminares, pero la cifra nunca fue puesto sobre la mesa cuando se iniciaron las negociaciones oficiales. "Esta cifra nunca se discutió. Eso es absolutamente cierto" he oído de un funcionario que ha estado involucrado en tales conversaciones durante años. Las cifras analizadas fueron mucho menores. Los estadounidenses sugirieron 3.100 millones, y ahora parece que ambas partes van a establecer unos 3.800 millones. Esto es más que suficiente para desacreditar la teoría de la sanción por parte de América de Barnea.

En el pasado, Barnea dijo que la campaña de Israel contra el acuerdo nuclear de Irán "podría provocar que la Casa Blanca se sintiera que ya no estaba obligado a compensar a Israel". Hace varios meses, dijo que "el gobierno de los Estados Unidos no estaba particularmente emocionado por la petición de Israel de aumentar la ayuda anual". Pero los hechos nos cuentan una historia diferente. Las dos partes incluso han subsanado sus desacuerdos sobre la disposición de las "compras locales", que permiten a Israel convertir algunos de los fondos en shekels. Esto significa que bajo el nuevo acuerdo las industrias de defensa israelíes seguirán recibiendo una cantidad que es casi idéntica a la que han estado recibiendo en el expirado contrato de 10 años. ¿Eso es lo que se llama una crisis?

También me gustaría citar al ex ministro de Defensa Moshe Arens quien recientemente escribió: "La ayuda estadounidense se aprecia mucho... pero en este momento no es esencial para la supervivencia de Israel". De acuerdo con Arens, Israel "hace bien en hacerse valer". Y es que la independencia tiene un precio.

Pero este no es el asunto. De lo que estoy particularmente molesto con la obsesión de Barnea y sus amigos es del "daño" del que hablan. Si el primer ministro democráticamente elegido de Israel cree que el acuerdo con Irán es un pésimo negocio que pone en peligro a Israel (y a toda la región), debido al peligro sin precedentes que plantea, ¿no debería saltar sobre la mesa y hacer sonar la alarma lo más fuerte que pueda con el fin hacer fracasar el acuerdo, incluso si esto supuestamente pudiera "dañar las relaciones bilaterales"? Por cierto, a pesar de todo lo dicho, más del 70% de los estadounidenses apoya a Israel y los candidatos de los dos partidos principales están tratando de demostrar que son más pro-Israel que su rival,

Por otra parte, el discurso de Netanyahu le convirtió en el líder de facto de los que se oponen al acuerdo, lo que le permite montar una coalición de países que están en contra de la hegemonía de Irán. Estos países, ya sean abierta o secretamente parte de esta coalición, saben una cosa o dos acerca de la validez de los acuerdos por escrito en el Oriente Medio.

Recuerdo un episodio similar durante los años 1960, con la participación de un presidente diferente. Diez días antes del estallido de la Guerra de los Seis Días, el presidente Lyndon Johnson advirtió el primer ministro Levi Eshkol, a través del ministro de Asuntos Exteriores Abba Eban, de no actuar de manera unilateral contra las fuerzas egipcias. "Israel no estará solo a menos que decida ir solo". Eshkol hizo su elección - quedarse solo - y las relaciones mejoraron realmente. Gracias a Dios, Barnea no opinó sobre esa guerra por aquel entonces.


Labels:

El Ejército de Israel busca generar confianza a través de ofrecer matrículas - Daniel Gordis



El ejército de Israel anunció esta semana sus planes para ampliar un programa que paga las matrículas universitarias para los veteranos de las unidades de combate. El ejército ha ofrecido durante mucho tiempo ese tipo de ventajas a los soldados de las unidades de élite, pero ahora ofrecerá la asistencia a todos los soldados de combate, así como a los soldados que sean inmigrantes recientes o procedentes de grupos minoritarios o desfavorecidos. El jefe del Estado Mayor Gadi Eisenkot dijo que espera ampliar el programa a todos los soldados si fuera posible encontrar la financiación.

Aunque la cuentía de la matrícula anual en las universidades públicas de Israel puede parecer muy baja para los estándares americanos - alrededor de 12.000 shekels (3.100 dólares) -, es mayor que en muchos países de Europa y sigue siendo un reto para muchos israelíes de clase media. La noticia será, pues, bienvenida.

¿Por qué sin embargo hacer ahora el anuncio? "Esto es lo que va a construir el ejército",  dijo Eisenkot, tal vez intencionadamente de forma oblicua. Eisenkot puede haber insinuado sus verdaderas intenciones cuando comentó, unas semanas antes, que "la mayor amenaza para el IDF es la pérdida de la confianza del público israelí".

El IDF ha sido durante mucho tiempo una institución sagrada. Las críticas al "ejército del pueblo", en un país bajo una amenaza constante y en la que siempre ha representado un proyecto universal, antes se consideraban una violación de una ética israelí fundamental.

Esos días, sin embargo, se han ido. Aunque universal en teoría, el proyecto es cualquier cosa menos eso. La gran mayoría de los hombres ultraortodoxos no sirven y tampoco lo hacen los árabes israelíes. También aumenta el número de israelíes seculares, en gran parte de Tel Aviv, que están esquivando el servicio. Los que sí lo hacen, y sus padres, cada vez hablan más de la importancia de un "reparto equitativo de la carga", una frase ahora omnipresente. Para muchas familias israelíes el desigual reparto de la carga ha arrojado una nube sobre el IDF

También existen responsabilidades cambiantes en el ejército. Durante la Primera y Segunda Intifada, el ejército no se encargó de luchar las tradicionales batallas contra los ejércitos, sino que sofocó lo que cierta parte del mundo vio como un levantamiento civil. No había gloria en esas batallas, y algunas de las medidas del IDF despertaron la abierta hostilidad de la izquierda política. En los últimos años, ya que el ejército ha desmantelado puestos ilegales de colonos judíos y trató de procesar a soldados acusados de excesiva violencia contra los árabes, ha sido la derecha la que ha denunciado las irregularidades del IDF.

El juicio del sargento Elor Azarías, acusado de disparar y matar a un terrorista ya sometido, es el caso más reciente de ello. Azarías argumentó que el tiroteo estaba justificado e insistió frente a un tribunal militar que los altos mandos "le habían arrojado a los perros". El padre de Azarías acusó al tribunal militar de sesgo político, lo que también habría sido impensable. El primer ministro Benjamin Netanyahu, en lo que constituye un signo evidente de apoyo a la parte demandada, habría considerado reunirse con el padre de Azarías. Eso habría provocado una condena generalizada, sin embargo el siempre inteligente Netanyahu abandonó la idea. Había marcado su posición, sin embargo.

[N.P.: Posteriormente, el segundo del IDF realizó durante la conmemoración de la Shoah unas críticas a la sociedad israelí que bebían claramente de los tópicos más habituales procedentes de la izquierda israelí, provocando una tormenta política en la que el IDF trató de desmarcarse de lo que mucha gente interpretó como un posicionamiento ideológico muy poco inocente].

En caso de que el público israelí siga con sus críticas al IDF, Israel se enfrentará a un serio desafío. Son pocos los países que han mantenido su entusiasmo revolucionario y su espíritu de sacrificio durante siete décadas. Israel lo ha hecho, y es poco probable que eso cambie. La mayoría de los israelíes han perdido la esperanza de que se pueda llegar a cualquier acuerdo con los palestinos en un futuro previsible. En tan sólo las últimas semanas, la Autoridad Palestina ha anunciado sus planes de demandar al Reino Unido por la Declaración de Balfour de 1917, un gesto que muestra la objeción continua de la Autoridad Palestina a la mera idea de un Estado judío. El partido Fatah del presidente Mahmoud Abbas, a continuación, se jactó en su página de Facebook de ser responsable de la muerte de 11.000 israelíes. Y más recientemente, la prensa israelí tomó nota con bastante tristeza que un palestino que se precipitó a ofrecer su asistencia de un rabino que había recibido un disparo por parte de terroristas palestinos fue despedido de su trabajo por ayudar a un judío.

Nada de eso presagia desde luego un acuerdo a corto plazo. Con Hezbollah y Hamas armados hasta los dientes y excavando túneles, y con Irán persiguiendo un arma nuclear, los israelíes necesitan no sólo de su ejército, sino también de una renovada devoción a su excelencia.

En cierto modo, irónicamente, este plan de matriculación puede exacerbar el problema. Eisenkot está jugando con el síndrome de "pregúntate por lo que tu ejército puede hacer por ti", reconociendo que la actitud más clásica israelí de exigir a sus jóvenes que se pregunten "qué podían hacer por su ejército" se ha desvanecido en gran medida. Las implicaciones de este cambio en la actitud de la sociedad israelí en general podrían ser profundas para un estado que debe luchar por su existencia desde su creación.

Labels: ,

Tontos útiles que van de listos: El curioso caso del supuesto activista israelí pro-BDS y de su petición de asilo político en Canada - Eliyahu Kamisher - JPost



Un israelí ha solicitado asilo en Canadá alegando que es perseguido por su activismo en el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). La legitimidad de sus credenciales dentro del BDS, sin embargo, están bajo especulación.

Gilad Paz, de 34 años, llegó a Montreal, Canadá, el 11 de agosto y presentó una solicitud de asilo basada en una supuesta persecución política. Gilad Paz tiene una audiencia con las autoridades canadienses para su solicitud de asilo el 29 de septiembre. Hablando con el Jerusalem Post, Paz comentó que "está buscando asilo debido a la agresiva retórica del ministro de Seguridad Pública Gilad Erdan".

A principios de este mes, Erdan anunció que el gobierno deseaba formar un grupo de trabajo para estudiar deportar a aquellos activistas extranjeros que llaman a boicotear a Israel, mientras a su vez tratan de encontrar medidas punitivas contra aquellos ciudadanos israelíes o residentes legales que les ayuden en su labor.

"Hemos formado un equipo legal que estudiará lo que puede hacerse en contra de organizaciones que apoyen el boicot, incluso si son de Israel", le dijo a la Radio del Ejército en el momento del anuncio. "Por supuesto, es una cuestión muy complicada, ya que entra en conflicto con la libertad de expresión". "Sin embargo", dijo, "queremos que se tomen medidas reales contra ellos".

Gilad Paz le dijo a Ynet que es "un perseguido político en Israel. Me di cuenta de que la gente como yo no tienen un lugar en este país, por lo que he decidido irme antes de que sea demasiado tarde".

De acuerdo con la web del gobierno de Canadá, el país ofrece protección a las personas "que consideran estar perseguidas o que estarían en peligro si no parten. Algunos peligros que pueden enfrentar incluye la tortura, el riesgo para su vida, o un riesgo de daños o penas".

Mientras que la página de Facebook de Gilad Paz está llena de publicaciones pro-BDS, no parece haber sin embargo ninguna otra confirmación de sus puntos de vista y Paz reconoció que la mayor parte de su activismo se hace "a través de los medios de comunicación social".

Según activistas del BDS contactados por el JPost, Gilad Paz es un nombre desconocido en sus círculos.

Erdan también intervino, diciendo al Haaretz que Gilad Paz está utilizando la fachada del activismo pro-BDS para inmigrar a Canadá.

"A juzgar por las opiniones del Mr. Paz, queda claro para todos que él quiere abandonar de Israel sin ninguna conexión con la batalla contra el boicot u otras cuestiones", dijo Erdan. "Aparentemente está usando la excusa del boicot para tratar de obtener un permiso de residencia permanente en Canadá".

Gilad Paz le dijo al JPost que Erdan era un "mentiroso". A continuación, pasó a acusar a otros activistas del BDS de refutar sus credenciales porque "están celosos de la publicidad que he obtenido. Ellos quieren guardarse todo el mérito sólo para ellos. Tan enorme es su ego", exclamó.

Los medios israelíes informaron que Gilad Paz es un abogado y activista de los derechos humanos, una afirmación que también está bajo refutación. El conocido abogado por los derechos humanos Yadin Elam publicó en su Facebook que "la perspectiva de que haya un abogado en Israel que trate de los derechos humanos desde el 2010 hasta la actualidad y del que nunca he oído hablar, va de cero a casi nulas".

Labels:

Sátira: Un escritor del Haaretz sufre una hernia por abstenerse de utilizar analogías nazis en sus artículos - Preoccupied Territory



Tel Aviv, 21 de Agosto - Un escritor del diario Haaretz ha sido sometido hoy a una cirugía para reparar una hernia que se le produjo como resultado de esforzarse en no utilizar los logros olímpicos israelíes como una evidencia de que el país se ha convertido en estos últimos tiempos en un símil de la Alemania nazi, ha comentado un editor del diario.

Julius Streicher, un conocido columnista del Haaretz, ingresó esta mañana en el Hospital Ichilov de Tel Aviv después del esfuerzo realizado consistente en no emplear analogías del Israel actual con la Alemania de los años 1930 en su comentario sobre los resultados del equipo olímpico de Israel, provocándose él mismo una lesión en su pared abdominal a través del cual pasó una parte de su intestino grueso al canal inguinal. Los médicos han restaurado satisfactoriamente el tejido intestinal a su posición correcta y repararon la mencionada lesión. No obstante, Julius Streicher permanecerá bajo observación y se estima que volverá al trabajo esta misma semana.

En un artículo sobre las dos medallas de bronce conseguidas por atletas israelíes en judo, Streicher terminaba su artículo con una frase en la que afirmaba que los logros de los dos atletas de ascendencia no asquenazi (mizrahim) no encarnaban las actitudes racistas, eurocéntricas, que el sionismo representa. La siguiente expresión retórica habitual para la mayoría de los escritores del Haaretz  implicaría insertar el nombre de un nazi prominente y una vinculación directa o indirecta de Israel con ese régimen. Sin embargo, por razones desconocidas, esta vez Streicher se contuvo, produciéndose la lesión al abstenerse.

El editor en jefe del Haaretz, Aluf Benn, comentó que el uso excesivo de estas comparaciones con los nazis de los colaboradores del Haaretz normalmente no causaba este tipo de problemas. "Es evidente que la cuestión más importante aquí es la salud de Julius Streicher", enfatizó Aluf Benn. "Cuando vuelva, ese será el momento de abrir un debate sobre lo que pudo o no pudo ser, por su parte, un acto de indisciplina periodística. Está claro que no deseamos que nuestro personal se haga daño a sí mismo por el bien de la variedad. Pero hasta entonces, el enfoque de Julius Streicher debe dirigirse a una pronta recuperación".

Aluf Benn señaló que "el periódico de la gente que piensa", tal como el propio Haaretz se define a si mismo, no puede permitirse el lujo de tener pelos en la lengua. "Ninguna otra publicación en este país está dispuesta a llegar a los extremos a los que nosotros llegamos, periodísticamente hablando", se jactó Benn. "Hemos alcanzado unos logros significativos mediante la adhesión a estas valerosas normas una y otra vez. Nadie más tiene periodistas como Amira Hess, que en realidad vive en Ramallah, y Gideon Levy, cuyas opiniones son a menudo indistinguibles de la propaganda palestina".

"Nuestro enfoque ha sido reivindicado por nuestros lectores, los cuales nos han otorgado casi el 4% de la cuota de mercado", añadió. "Eso nos pone solamente por detrás del Israel HaYom, Yediot Aharonot, Maariv, Makor Rishon y probablemente algunos periódicos locales, tales como el Boletín Comunitario, un folleto publicitario bimensual del área de Jerusalén".

Julius Streicher no estaba disponible para hacer comentarios. Un miembro de su familia que no quiso ser identificado reprendió a un reportero que le hizo llegar una serie preguntas, diciendo que era igual que la "prensa Zionazi" que critica a los oponentes al régimen de Netanyahu.

Labels:

Sátira: La Lista Árabe Conjunta en la época de Josías no ha podido encontrar votantes árabes - Preoccupied Territory



Jerusalén, 23 de agosto - Los diputados árabes en la Knesset de la Lista Árabe Conjunta durante el reinado del rey Josías se han encontrado con graves dificultades electorales derivadas principalmente de su incapacidad para localizar votantes potenciales.

Los trece miembros de los partidos Balad, Raam-Taal, Lista Árabe Unida y Hadash se están preparando para las posibles nuevas elecciones parlamentarias, pero informan que no han podido encontrar ni un solo árabe sobre los cuales orientar su campaña. Como resultado, los legisladores temen que su representación electoral desaparezca, lo cual señalan constituiría un golpe mortal para la democracia.

"En algunos casos ni siquiera hemos podido encontrar las ciudades que estábamos buscando", lamentó Basilea Ghattas de Balad. "Umm el-Fahm se supone que está en el norte, pero no la hemos podido localizar allí, y nadie parece saber dónde está o de lo que estamos hablando. No hemos encontrado a un solo activista árabe en cualquier lugar, ni siquiera entre los judíos de piel oscura que están por todo esos lugares. ¿De todos modos, de dónde viene esta gente?".

El presidente de la Lista árabe conjunta Ayman Odeh, sugirió que una conspiración estaba en marcha para privar a los árabes de representación en esta tierra. "Si el gobierno puede afirmar plausiblemente que no hay árabes aquí, tiene un cómodo pretexto para excluir a los árabes de todos las áreas del gobierno", ha explicado. "Podría ser la excusa que los extremistas judíos están buscando para hacer de este un Estado exclusivamente judío. ¿Qué pasará con nuestra gente y nuestras ciudades y aldeas? Si las podemos encontrar, quiero decir".

Entre los problemas a los que se enfrentan los parlamentarios de la Lista árabe conjunta en su búsqueda está que se "ven abrumados por el gran número de lugares que, esperando que estuvieran poblados por árabes, solo están habitados por judíos". “No pensábamos que Hebron fuera judía", declaró un confuso Ahmad Tibi de Raam-Taal. "Suponíamos que solamente habría unos pocos cientos de colonos extremistas judíos en un enclave de la Cueva de los Patriarcas - perdón, la mezquita de Abraham -, pero rodeados de decenas de miles de árabes palestinos. Pero no hay árabes allí en absoluto, por lo que me resulta difícil decir que haya ni siquiera una mezquita. Solamente judíos es lo que nuestros ojos han podido ver. Es aterrador".

"La única explicación para todo esto es la existencia de una limpieza étnica masiva", afirmó Zoabi Hannen del partido Balad. "No hay árabes sino solamente judíos, y esa es la evidencia suficiente que necesitará la comunidad internacional para encontrar a los judíos culpables".

Zoabi propuso entonces una comisión internacional encabezada por el emperador Nabucodonosor de Babilonia para arrebatar el control de esta tierra a los judíos.

Labels:

Adalah, el New Israel Fund y el BDS: El misterio de la plataforma Black Lives Matters - Gerald M. Steinberg



La plataforma política recientemente publicada por el movimiento Black Lives Matters repite la demonizante retórica del infame foro antisemita de las ONG's en la Conferencia de Durban del 2001, la cual inició el movimiento BDS. La plataforma etiqueta a Israel como un "estado de apartheid", acusa el país de cometer "genocidio" contra los palestinos, exige poner fin a la ayuda militar y respalda el movimiento anti-Israel BDS, incluyendo la oposición al "creciente número de leyes anti-BDS que se aprueban en los estados de todo el país". En respuesta, un buen número de las principales organizaciones judías emitió condenas y críticas, incluyendo el American Jewish Committee, la Liga anti-Difamación y el Centro de Acción religiosa del movimiento de la Reforma.

En el texto inicial, la plataforma Black Lives Matters (BLM) nombraba a Nadia Ben-Youssef, que representa a la organización Adalah de los EEUU, aunque con sede en Israel., como "autora y colaboradora". La plataforma BLM también incluía una referencia a las leyes israelíes que supuestamente "sancionan una discriminación contra el pueblo palestino" basándose en una tendenciosa "base de datos de supuestas leyes discriminatorias" publicada por Adalah. Esta organización hace referencia al sionismo de una manera peyorativa, y no hace ninguna distinción entre las leyes que en realidad pasaron ​​por la Knesset y las otras propuestas legislativas que finalmente no llegaron a ninguna parte. Por otra parte, las leyes que promueven el sionismo y la conexión histórica judía con Israel las etiquetan como discriminatorias, incluyendo el uso de símbolos judíos y el calendario hebreo.

La participación de Adalah en el proyecto BLM no fue especialmente sorprendente, ya que esta ONG a menudo ha estado involucrada en campañas políticas que promueven la narrativa palestina y tratan de aislar a Israel a través del uso de etiquetas como "racista", "apartheid" y "antidemocrática". La referencia a Adalah en la plataforma BLM fue señalada por la Jewish Telegraphic Agency (JTA) y otros medios de comunicación, y reseñada por la ONG Monitor.

Sin embargo, cuando las críticas contra la plataforma crecían, la contribución de Ben-Youssef como autora de la plataforma desapareció de repente del documento de la BLM, sin ninguna explicación, y en su lugar Adalah aparecía como una "organización que trabaja actualmente en la política". En respuesta, la JTA alteró su artículo para reflejar la nueva descripción que aparecía en la publicación de la BLM, pero el servicio de noticias ni indicaba ni aclaraba las razones para dicho cambio. Adalah, por su parte, no emitió una declaración o aclaración con respecto a su papel en la elaboración del documento del BLM que promueve el BDS y la demonización de Israel.

Al mismo tiempo, empleados del New Israel Fund (NIF) lanzaron una agresiva campaña en los medios sociales para exigir la retirada del nombre de Adalah de otros artículos sobre el contenido de la plataforma del BLM y su demonización de Israel. En muchos sentidos, Adalah es el concesionario insignia del NIF, recibiendo cerca de 2 millones de $ entre 2008 y 2015. (Los fondos administrados por George Soros han proporcionado una cantidad similar, y varios gobiernos europeos también son importantes financiadores).

Sin embargo, Adalah es también un problema importante para el NIF, que se anuncia por su parte como una organización "liberal, progresista y pro-Israel", y cuya guía establece claramente que "no van a financiar las actividades globales del BDS contra Israel". La prueba de que Adalah viola estas directrices plantearía un grave problema para el liderazgo del NIF.

Esta no es la primera vez que el NIF ha utilizado tácticas agresivas para tratar de hacer revisar referencias embarazosas sobre Adalah y el BDS. En 2012, el programa para un evento del movimiento BDS, "la semana del apartheid", programado en Ginebra incluía a Suhad Bishara, un alto funcionario de Adalah. Después de que NGO Monitor llamó la atención al NIF de la presencia de Bishara, fue retirado de la publicidad del evento y reemplazado por una declaración que decía que "por razones de seguridad, no mencionamos el nombre del orador". Al final, no quedó claro si Bishara participó, y una explicación de cómo o ​​por qué figuraba su nombre fue incluida inicialmente y luego retirada.

En esos momentos, el personal de relaciones públicas del NIF atacó a ONG Monitor por plantear esta cuestión, incluida la publicación de un libelo en el Times of Israel que contenía una serie de afirmaciones falsas y declaraciones políticas no relacionadas. Yehudit Karp, una miembro del NIF y ex fiscal general adjunta, aparecía como la autora del post, pero tras una serie de reuniones con ella reconoció que no conocía los detalles de la presencia de Adalah en el acto del BDS en Ginebra, y que había acordado poner su nombre en un texto escrito por otra persona. En lugar de garantizar que sus beneficiarios, incluyendo el Adalah, permanecían lejos del BDS, el NIF optó por atacar al mensajero.

La inserción de Israel en el conflicto racial americana ("interseccionalidad" en la jerga política radical) no se justifica, y hay mucho en juego: las ONG que promocionan el BDS en este contexto pueden exacerbar las tensiones entre las comunidades judías y afroamericanas. Y mientras que el NIF sabe cómo elevar su voz a la hora de criticar a Israel, ha elegido evitar estas cuestiones en lugar de prestar sus credenciales liberales y progresistas para protestar por los esfuerzos por utilizar la plataforma del BLM para demonizar al estado judío.

Si Adalah no estuviera implicado de ninguna manera en la plataforma BLM, a pesar de que aparecía en su publicación inicial, el NIF debería decirlo con claridad, y si realmente lo estaba, la presión para borrar dicha presencia es una señal de su duplicidad.

Labels: , , ,

¿Conservadurismo judío o conservadurismo americano? - Evelyn Gordon



De un artículo de hace más de un año, y revisando las colaboraciones y comentarios que generó, rescato ahora la muy interesante de Evelyn Gordon

Mientras yo alabo el esfuerzo de Eric Cohen para articular un programa para un conservadurismo judío, una característica clave de su programa me preocupa enormemente. Ese elemento no está en ninguno de sus componentes específicos (todos los cuales apoyo), sino más bien el hecho de que, como Yuval Levin señala perspicazmente, la propuesta de Cohen busca esencialmente introducir los tres capítulos principales del conservadurismo estadounidense en el judaísmo. Ya sabemos lo que pasa cuando tratamos de reforzar la identidad judía vinculándola a una ideología política occidental, ya que, como señala el propio Cohen, actualmente estamos presenciando los frutos desastrosos de un esfuerzo de décadas de hacer precisamente eso con el liberalismo.

Por supuesto, gran parte de los valores familiares del conservadurismo estadounidense y su énfasis en el Estado-nación es muy compatible con el judaísmo. Pero también lo son muchos de los aspectos del liberalismo, como su preocupación por los pobres o sus aspiraciones de perfeccionar el mundo. Y debido a que el judaísmo tiene aspectos tanto del liberalismo como del conservadurismo, nunca podrá ser totalmente compatible con cualquiera de ellos.

Así pues, si el conservadurismo judío se postula como una mera versión judía del conservadurismo estadounidense, en algún momento los conservadores judíos se verán obligados a elegir entre su judaísmo y su conservadurismo, al igual que los liberales judíos se han visto obligados a elegir entre el judaísmo y el liberalismo. Y si son responsables de hacer la misma elección por la que han optado muchos liberales judíos, eso permitiría que su ideología política supere al judaísmo porque su "ideología política se habrá convertido en su judaísmo".

Para que un conservadurismo judío sea viable, debe estar construido desde el principio sobre las raíces judías y no sobre las occidentales. Y eso significa que no puede ser plenamente congruente con el conservadurismo americano: Se debe excluir algunas cosas que contiene el conservadurismo estadounidense e incluir algunas otras cosas de las que carece el conservadurismo estadounidense. Esto tendría la ventaja adicional de permitir a los judíos realizar una contribución única al conservadurismo estadounidense, al igual que los católicos han hecho aprovechando su tradición religiosa única.

Para dar un ejemplo: un conservadurismo judío debería centrarse mucho más en las obligaciones y deberes que en los derechos. Por desgracia, el conservadurismo estadounidense, como el liberalismo, se ha vuelto cada vez más centrado en los derechos.

Por supuesto, los derechos particulares que destacan a menudo los conservadores difieren de los que destacan los liberales (la libertad religiosa, por ejemplo, está ahora más defendida por los conservadores que por los liberales), pero el discurso basado en los derechos es el mismo. En consecuencia, casi todos derechos que los liberales pueden promover con éxito como un "derecho", no tardan de hacer incursiones entre los conservadores, véase, por ejemplo, el aumento del apoyo conservador al matrimonio gay.  Los deberes, por su parte, están dejándose cada vez de lado en el camino: los conservadores, actualmente, no se muestran muchos más ansiosos que los liberales en reactivar el deber de defender a la patria una vez que se han incorporado al proyecto universalista.

Es cierto que la noción misma de los derechos humanos se deriva de la declaración revolucionaria de la Biblia de que todos los hombres son creados a imagen de Dios. Sin embargo, la propia Biblia no habla de derechos para todos, de lo que habla es de "obligaciones": obligaciones del hombre con Dios, obligaciones del hombre con sus semejantes, incluso obligaciones de Dios con el hombre. Y eso es así porque, en el fondo, el deber es una piedra angular en la construcción de una buena sociedad. Es imposible, por ejemplo, mantener familias fuertes sin padres que crean que tienen obligaciones para con sus hijos además de la de garantizarles su propio derecho a la libertad o a la autorrealización. Y es imposible mantener un Estado-nación sin ciudadanos que crean que tienen la obligación de defender a su país, que a veces, como en la guerra, triunfan sobre su derecho a la libertad o incluso la vida.

Como Yoram Hazony y Meir Soloveichik, me pregunto si cualquier conservadurismo judío podría en última instancia sobrevivir sin tener en su núcleo a Dios, la Biblia y la ley judía. Por lo menos, estas fuentes deben ser fundamentales para crear un conservadurismo judío, porque no existe otra fuente de contenido únicamente judío. Y si el conservadurismo judío es simplemente una réplica de la versión americana, será una garantía de su fracaso.

Labels:

Saturday, August 20, 2016

Europa "apaciguando"

Nuevo autoindulgente intento de explicar un fracaso: Los sucesores del rabino Kook son la nueva élite de Israel - Ari Shavit - Haaretz



El Geocartography Knowledge Group publicó una encuesta a principios de esta semana donde predecía que el bloque sionista de derecha (Likud-Habauyit Hayehudi-Israel Beiteinu) obtendría 41 escaños en la Knesset si las elecciones fueran hoy, con el bloque de izquierda sionista (Labor-Meretz) obteniendo sólo 13 escaños.

Según la encuesta, el partido de Naftali Bennett ganaría 16 escaños en la Knesset en esas elecciones y el partido Laborista de Isaac Herzog solamente 8 escaños. Los partidarios del campo nacional reciben tres veces más apoyos que el campo de la paz, mientras que el apoyo para el partido sionista religioso es dos veces mayor que el apoyo que se daría al partido que fundó el estado.

Incluso si se trata de un resultado extremo, refleja un estado de ánimo en un momento determinado y el paisaje que describe es muy importante. Una civilización israelí se está evaporando y otra está llegando. Mientras que casi no queda nada de la herencia de David Ben Gurion, el patrimonio del rabino Zvi Yehuda Kook Hacohen prácticamente ha logrado apoderarse del Estado de Israel.

Como judío israelí que no es ni religioso ni chauvinista, no tengo nada en contra del sionismo religioso. Todo lo contrario. En contraste con las leyendas urbanas que prevalecen en el norte y centro de Tel Aviv, el pueblo de Merkaz HaRav y Gush Emunim no ha robado nada a nadie. Lo que han estado haciendo durante los últimos 49 años es educar, de una manera impresionante, movilizando y alistando a la gente, lo cual es emocionante. Han pasado de un concentrador de energía al siguiente y así han tomado este auge, que por supuesto es legítimo.

Las vanguardias religiosas han trabajado por el buen y viejo sistema de un dunam más y una cabra más. De este modo, poco a poco, han establecido una élite y se han convertido en casi la única élite. Han convertido la kipá tricotada en la nueva hegemonía.

Tomen al diario Haaretz, por ejemplo. Cientos de buenos columnistas con talento han escrito en él en los últimos años. Docenas de buenos columnistas con talento escriben aún en él hoy en día. Pero sólo un columnista de ellos ha cambiado de hecho la realidad. Sólo Israel Harel ha establecido Ofra y puesto en pie Nekuda, y fundado el Instituto para las Estrategias Sionistas. Él es el único que realmente ha hecho algo para asegurar la existencia de un único estado aquí. Y Harel no está solo.

En el IDF, en el Mossad y en el Shin Bet encontrarán al sionismo religioso. En los nuevos medios de comunicación,  en la nueva Oficina del Fiscal del Estado y en la administración pública, encontrarán al sionismo religioso. En el comité central del Likud también encontrarán al sionismo religioso. Incluso en los movimientos por la paz y en algunos de los grupos de derechos humanos, los graduados del sionismo religioso se destacan.

Por el contrario, ¿qué es lo que ha sucedido durante la última generación en la otra parte? ¿Quién ha reemplazado a la desaparecida Hevrat Haovdim (el brazo económico del Histadrut)? ¿Quién ha tomado el lugar del marchito movimiento kibbutzim? ¿Quién ha llenado el vacío dejado por la desaparición de la corriente socialista en la educación, los proyectos de cultura del Laborismo y los periódicos Davar y LaMerhav?

¿Hay alguien allí en la actualidad como un Berl Katznelson? ¿Es posible hoy en día alguien siga los pasos de Lova Eliav? ¿Alguien ha visto últimamente a un joven Amos Oz, o A. B. Yehoshua o a un Shlomo Avineri treintañero?

Mientras que la élite que representa Bennett ha estado trabajando de manera sistemática en la educación y la política, la élite de la proviene Herzog ha dejado de pensar, actuar y conducirse como una élite. De hecho se caracteriza por su pobreza de ideas, su inacción y su debilidad de espíritu. Esa es la forma en que ha llegado a los ocho escaños que le predicen esa encuesta en la próxima Knesset. Esa es la forma en que se han convertido en una pequeña minoría quejumbrosa e irrelevante.

Esa es la forma en que han entregado el estado sin dar batalla a gente astuta y muy comprometida del Gran Israel.

¿Es revocable esta tendencia? Ciertamente. El grupo Laborista tiene muy poco tiempo para salvarse y redefinirse a si mismo. Si no lo hace inmediatamente, simplemente se extinguirá.

Pero la cuestión más profunda no se refiere a las partidos. Sólo un cambio profundo en la visión y actividades del público democrático en Israel puede devolverles a una posición de liderazgo. Sólo si los ilustrados aprenden de los zelotes comprometidos van a ser capaces de evitar que estos puedan conducir a Israel a la perdición.

Labels: ,

Israel olvida que el judaísmo de la Reforma es la última barrera para la asimilación - Israel Harel - Haaretz



El principal titular del periódico Makor Rishon era una cita de gran rabino David Lau: "El judaísmo de la Reforma y el judaísmo Conservador son los responsables de la asimilación de los judíos de América" ​​Esta acusación fue publicado un día antes de Tishá Be Av, un día en el que el establecimiento rabínico insta al público a abstenerse de avivar el odio injustificado.

Al formular su acusación en un presente tan tenso, el rabino jefe ignoró los trastornos que el movimiento de Reforma ha pasado durante las dos últimas generaciones. En el pasado, es cierto que el movimiento de la Reforma asumió la asimilación. El "éxito" de su decisión fue catastrófico y cientos de miles de personas abandonaron el redil del pueblo judío debido a sus exhortaciones. La guerra total librada contra el movimiento de la Reforma por la comunidad judía ortodoxa estaba justificada y era esencial.

Sin embargo, ahora, y después de que el movimiento de la Reforma haya revertido por completo su organización, el boicot contra el movimiento de la Reforma, a pesar de todos sus errores, es un error histórico. Cómo es posible que el jefe de rabinos de la familia Lau busque la cercanía del Papa, o se reúna con los obispos alemanes, mientras mantiene aislados a los judíos de la Reforma.

La creciente asimilación, que amenaza la existencia continuada del pueblo judío en los Estados Unidos, ha dado lugar a un ajuste de cuentas dentro del propio establishment del movimiento de la Reforma. Ahora ellos mismos entienden que han sido, como bien ha señalado el rabino Lau, en gran parte responsables de la reducción alarmante de las comunidades judías. En la década de 1960 había seis millones de judíos en los EEUU. En la actualidad, 60 años después, sólo hay cinco millones.

Cuando el movimiento de la Reforma se dio cuenta de su error histórico, estableció una red de escuelas diurnas para estudios judíos y se volvió más cercano de Israel, incluso declarándose como un movimiento sionista [N.P.: nunca lo fue antes, temiendo las acusaciones de doble lealtad y el auge del apoyo a Israel]. Eso supuso una sacudida ideológica que no puede ser ignorada. La mayor parte de sus esfuerzos actuales, aunque no muy exitosos, se centran en la prevención de la asimilación, exactamente lo contrario de lo que les atribuye, y sólo Dios sabe por qué, el Gran Rabino de Israel.

Lo mismo puede decirse del movimiento Conservador. Muchas comunidades conservadores llevan a cabo una vida religiosa en cierta manera muy similar a la de los ortodoxos (que a su vez, también se están diversificando.) El rabino Lau, quien afirma que viaja mucho por todo el mundo, debería saber todo esto. Y creo que lo sabe.

En su infame discurso hablando de "pervertidos" al referirse a los homosexuales, el rabino Yigal Levinstein, director de la academia pre-militar de Eli, llamó a los judíos de la Reforma "cristianos". Yo vivo entre mi gente, y estoy seguro de que muchos dentro del campo sionista religioso refutan sus afirmaciones acerca de los homosexuales y los judíos de la Reforma.

Una de las principales figuras que promocionaron que la unidad se abriera camino dentro del mundo religioso fue Bambi Sheleg, que falleció esta semana. Sheleg era una editora y publicista innovadora, y exigió la aceptación del  movimiento de la Reforma como una corriente legítima del judaísmo. En un artículo que escribió hace cuatro años en Yedioth Ahronoth comentaba lo siguiente: "[A fin de evitar una mayor asimilación] hay una necesidad de un diálogo nacional donde se discuta abiertamente las diversas creencias y opiniones, sin miedo y sin odio. Incluso aquellos que no están de acuerdo con los judíos de la Reforma deben reconocer el hecho de que se trata de los judíos que tenemos".

"Ellos son nuestra familia y también son los herederos del pasado judío, y debemos defender sus opciones para el futuro. Boicotearles en Israel, humillar a sus rabinos y avergonzarles en el Kotel, representa un crimen nacional, pero no es menos un testimonio de una mala interpretación de nuestra realidad nacional y de sus implicaciones".

En una entrevista en la web de NRG describió a los judíos de la Reforma como el "movimiento religioso más grande del mundo, a menudo una última barrera contra la asimilación".

A pesar de que estas palabras fueron pronunciadas por una mujer, es de incumbencia para el Gran Rabino - especialmente para el gran rabino - interiorice estas ideas verdaderas, judías y humanas.

Labels:

Nada de sorprendente: George Soros financia la guerra "progresista" contra Israel - Abraham H. Miller - Observer



La reciente filtración de documentos sobre las obras "caritativas"  de George Soros no han revelado nada nuevo. El hombre que le dijo al periodista Steve Kroft en una entrevista televisada que vagar por las calles de Budapest con su falso padrino cuando se confiscaba la propiedad de judíos húngaros por los nazis fue el momento más emocionante de su vida, ha demostrado durante mucho tiempo tener un problema con sus raíces judías y con la creación de un Estado judío.

Lo más revelador en la entrevista fue el comentario de Soros de que el no sentirse culpable por lo que había hecho durante los años de la guerra, sin tener incluso sentimientos de culpa, común entre las personas que viven una catástrofe de ese tipo, le preocupaba.

Por lo tanto, la aparición de documentación que demuestra cómo Soros financia aquellos cuyo objetivo es destruir el carácter judío de Israel, si no el estado judío en sí, está en consonancia con la esencia misma de un hombre que de niño se identificó tanto con el agresor que disfrutó de la experiencia de trabajar para los nazis.

Irónicamente, cuando aquellos que quieren difamar a los judíos necesitan un modelo que se ajuste a su formulación de un vil personaje judío de ficción, Soros ocupa un lugar destacado. Sin embargo, Soros, el financiador y proveedor de respaldo político, generalmente se asemeja a lo que los neonazis y los islamistas tan convenientemente condenan y encuentran de judío en Soros.

En realidad Soros, con su agenda progresista y antisionista, es en realidad uno de ellos. Él es un judío prácticante como lo puedan ser los ayatolás iraníes; y cuando se trata de política exterior, para la búsqueda de diferencias se requeriría un microscopio.

No es de extrañar que el candidato demócrata a la vicepresidencia, Tim Kaine, se relacione tanto con Alexander Soros, el hijo de George y aparente heredero intelectual. Alexander Soros es un gran fan de Tim Kaine.

Y así debería ser. Kaine es un destacado partidario del presidente Obama y del acuerdo con Irán, que no sólo es una amenaza existencial para la existencia de Israel, sino que también está cambiando el equilibrio de poder en todo el Oriente Medio. Esto es tanto más problemático porque Turquía parece hundirse en el caos interno como consecuencia del fallido golpe de estado, lo que aumenta el potencial de Irán como un serio rival.

Esta es la esencia misma de las políticas de Soros, que han demostrado una mayor oposición a la construcción de un baño judío en Jerusalén que a la construcción de un arma nuclear en Irán.

Soros ha intentado en varias ocasiones ocultar su apoyo a los judíos progresistas antisionistas. En consecuencia, J Street durante años ha negado el apoyo de Soros, oculto a través de un fondo radicado en Hong Kong .

Tanto la fundación de Soros como el New Israel Fund, así como otro gran beneficiario de Soros, Adalah, preparan a los árabes-israelíes y a los judíos progresistas para promover una guerra legal interna contra el Estado judío y es un firme defensor del BDS.

Según mi propia experiencia, sentado en un panel con un representante del New Israel Fund en una sinagoga de Oakland, California, el panelista del NIF negó con vehemencia y con indignación la mera sugerencia de que sus fondos se dirigieran a Adalah. Sin embargo, así sucede.

Claramente, organizaciones como J Street y el NIF comparten la agenda antisionista de Soros. De otro modo, no recibirían fondos de él. Sin embargo, su puesta en común es que dicha agenda debe permanecer oculta ante sus compañeros judíos, que adecuadamente podría concluir que no se tratan de organizaciones que buscan liberalizar al Estado judío tanto como derogar su carácter judío.

Las revelaciones de las filtraciones de la fundación de Soros sólo agregan más apoyo a lo que ya sabemos. El programa de Soros es destruir a Israel como un Estado judío, y los que reciben dinero de él comparten ese programa. Sus intentos de distanciarse de Soros simplemente muestran que no pueden permitirse el lujo de tener el apoyo de la comunidad judía si ésta conoce la naturaleza real de sus intenciones.

Labels: