Wednesday, August 16, 2017

Se veía venir tras Obama: Los principales candidatos demócratas a las próximas presidenciales abandonan a Israel





El lunes, la importante senadora demócrata Kristin Gillibrand asistió a una reunión del ayuntamiento en Queens, y anunció que retiraba su apoyo a un proyecto de ley anti-BDS. El movimiento se produjo después de que la senadora se reunió con la ACLU, que argumenta que el proyecto de ley sofocaría la Primera Enmienda. Pero de hecho no lo hará: los nuevos patrocinadores, señores Cardin y Portman, explicaron en una carta el mes pasado a la organización de libertades civiles que la nueva iniciativa legislativa simplemente modifica una ley de 1977 que prohíbe a los estadounidenses cumplir con boicots extranjeros no autorizados - la antigua campaña de la Liga Árabe contra Israel - y la amplía para incluir boicots sancionados no sólo por gobiernos extranjeros, sino también por organizaciones gubernamentales internacionales. En otras palabras, el proyecto de ley es una adición importante, pero relativamente menor, a una ley que ha estado en los libros durante cuatro décadas y que fue confirmada por los tribunales. ¿Por qué entonces la senadora demócrata Gillibrand cambió de opinión?

He llamado a sus representantes de prensa, que me dirigieron a sus comentarios en el ayuntamiento. Allí, la senadora dijo que aunque ella no estaba de acuerdo con la interpretación de la ACLU, creía que el grupo lo había hecho honestamente, y estaba preocupada de que otros pudieran tener la misma interpretación y creer erróneamente que el nuevo proyecto se aplicaría tanto a individuos como a empresas. Lo que claramente no lo hace.

Deténganse y piensa en esto: aquí tenemos a una senadora demócrata de los Estados Unidos diciendo que como ella está preocupada de que algunas personas puedan percibir un proyecto de ley de forma completamente contraria a lo que su lenguaje claramente indica, ella no lo apoyará. Los proyectos de ley, por supuesto, están abiertos a debate y están sujetos a interpretación, pero para eso tenemos a los tribunales, y a la Constitución, la primera encargada de mantener su autenticidad. Pero alejarse de un proyecto de ley porque algunas personas en algún momento pueden malentenderlo, no es sólo políticamente oportunista, sino una invitación a la futuras presiones.

El senador demócrata de Nueva Jersey, Cory Booker, votó el jueves contra la Taylor Force Act, un proyecto de ley que cortaría la ayuda financiera estadounidense a la Autoridad Palestina mientras Mahmoud Abbas y sus matones siguen pagando un montón de dinero a los terroristas y a sus familias. El proyecto de ley finalmente fue aprobado por el Comité de Relaciones Exteriores del Senado con una votación de 16-5, lo que significa que los demócratas estaban convencidos de la sencilla proposición moral de que probablemente es una mala idea enviar el dinero de los contribuyentes a personas que los usan para incentivar el asesinato de judíos.

¿Entonces por qué votó en contra este senador? Una vez más, se refugia en su defensa ante "hipotéticas consecuencias no deseadas": "Mientras que el senador Booker apoya el objetivo declarado de este proyecto de ley", escribió su portavoz, "la legislación tal como se ha redactado podría tener consecuencias drásticas no deseadas en una región volátil y hacer que la situación de seguridad vaya a peor".

Es una pena que este mismo senador no haya aplicado esa misma lógica antes de aprobar el acuerdo con Irán. Un poco de escepticismo por su parte acerca de entregar cientos de millones de dólares al primer exportador mundial del terrorismo, antisemitismo y la negación del Holocausto habría tenido un fuerte impacto.

Entonces, ¿qué está pasando aquí? Nada bueno. Como señaló Seth Mandel,el  editor de The New York Post, estos recientes acontecimientos deberían ser particularmente preocupantes para los judíos porque Booker no es precisamente un ideólogo, sino un adivino capaz de determinar en qué dirección soplan los vientos políticos. Y para los demócratas, están soplando lejos de los judíos.

Difícilmente se puede culpar a los senadores por pensar así. Cuando el mayor movimiento de base progresista en años es liderado por un orgulloso fanático antijudío, cuando las marchas agitando las banderas de los derechos civiles y la igualdad prohíben a la Estrella de David, cuando los medios de comunicación, las universidades y las organizaciones de derechos humanos se apresuran a señalar histéricamente a Israel con el oprobio, en resumen, cuando todo el bloque político de los demócratas se desplaza hacia la izquierda radical, un político tendría que ser muy valiente o muy necio para no seguirlo.

Especialmente cuando tantas instituciones judías, lamentablemente, van a la deriva. El AIPAC, por ejemplo, fracasó miserablemente en detener el acuerdo con Irán invirtiendo millones de dólares para llegar hasta los políticos progresistas, violando así el primer principio de un lobby eficaz, a saber, abrazar siempre a los amigos y luchar contra los enemigos. La ADL, que está tan ocupada en realizar advertencias contra miembros de la alt-derecha, la alt-light y otros operadores de la derecha, se molestó en comentar de pasada la Taylor Force Act, siendo la primera mención pública de la organización sobre la legislación. Y el Forward, hasta hace unos años una publicación judía dominante, acaba de publicar una lista de personas que son una amenaza para los judíos en la cual incluye a Trump y a los líderes de Hamas y Hezbollah

Esto que parece una locura ideológica, está infectando lamentablemente incluso a políticos que solían ser unos representantes confiables y razonables de los intereses judíos estadounidenses. Dada la manera en que van las cosas, es difícil ver como el Partido Demócrata podría seguir siendo el hogar político natural de los judíos estadounidenses por mucho más tiempo.

PD. La importante senadora demócrata, y muy posible candidata a las primarias, también se opone a la ley anti-boicot para acercarse a las bases anti-Israel del partido demócrata

Labels: ,

La tragedia de Shakespeare: el asesinato de las humanidades por los estudios de género y poscoloniales - Heather MacDonald




Aquí tenemos una tragedia equivalente a las de Hamlet y el Rey Lear: Para obtener una licenciatura en literatura inglesa en la Universidad de California de Los Angeles (UCLA), una de las universidades americanas más prestigiosas, se requiere que los estudiantes sigan cursos de género, raza, etnicidad, discapacidad o estudios sexuales, estudios sobre el imperialismo internacional y poscolonialismo... y de la teoría crítica.

Pero ni siquiera un curso sobre Shakespeare.

En otras palabras, actualmente el Departamento de Inglés de la UCLA manifiesta de forma oficial su indiferencia a verificar si su futuro graduado en inglés ha leído una sola palabra del poeta más grande en ese idioma, pero en cambio está decidido a que sus estudiantes realicen su catálogo de cursos alternativos de género, sexualidad, raza y clase. Desgraciadamente, la UCLA no está liderando un movimiento social, sigue la tendencia de otras universidades.

Este movimiento busca introducir en el plan de estudios académicos las más características humanas más típicas de nuestra época: el narcisismo, la obsesión por el victimismo y ​​la determinación constante para reducir la complejidad del glorioso pasado a sólo dos elementos: las políticas de identidad y de clase. De este modo, se consigue que el moderno graduado repudie la gran tradición humanista sobre la que se basa una gran parte de la civilización (y la universidad) occidental. Esta tradición se basa en el deseo de conectarse con la herencia del pasado.

Vean el vídeo...

Labels:

Debemos detener a Raed Salah y a su gente (y denunciar a los que les apoyan desde la izquierda israelí) - Ben-Dror Yemini - Ynet



El jeque Raed Salah fue arrestado nuevamente el martes. Estos son sus mejores días. Está teniendo éxito. Tres de sus seguidores llevaron a cabo el ataque terrorista en el Monte del Templo y causaron un brote de violencia. El funeral de los asesinos se convirtió en una manifestación de solidaridad con los shahids (mártires) no como las manifestaciones antisemitas de Hamas. Un joven árabe fue asesinado en Jaffa y un periodista del canal 2 casi fue linchado cuando cubría el funeral y mientras los negocios árabes próximos se negaban a darle refugio. La impresión que nos queda es que los ciudadanos árabes de Israel se están convirtiendo en el enemigo interior.

Pero debemos tener cuidado en no dar a los agitadores y barones de la incitación, los Salahs y Zoabis de este mundo, más crédito del que merecen. Hay Hamasniks entre ellos, sin duda. Pero antes de que unas heridas que tienen dificultades para sanar se conviertan en una enfermedad incurable, debemos recordar que las encuestas realizadas en los últimos años muestran que la mayoría de los árabes israelíes están en un lugar diferente, en algún lugar mucho menos violento y enfurecido.

Según el Índice de Democracia de Israel, por ejemplo, el 55% de los árabes se enorgullece de ser israelíes, y en completa contradicción con la lucha de sus jefes, más del 50% de los árabes quieren hacer el servicio nacional. El porcentaje de reclutas entre ellos aumenta cada año.

¿Cómo explicar esta brecha entre las encuestas, que dan motivos al optimismo e incluso al proceso de israelización entre los ciudadanos árabes del país por un lado, y las manifestaciones de violencia y odio, por el otro?

Pues bien, la sociedad árabe en Israel, al igual que las comunidades musulmanas en los países vecinos y en Europa, tiene un núcleo radical que no es muy marginal. A veces son nacionalistas de la variedad Balad, otras veces son yihadistas de la clase que alimenta Salah, y a veces son una combinación de ambos. No necesitan ser la mayoría para provocar conflictos e instigar el odio. Ellos tampoco sueler ser la mayoría en ninguno de los barrios o suburbios en Europa, donde crean con éxito focos del islam fanático. Pero tienen una enorme ventaja, a pesar de que son una minoría: están decididos, son activistas y son violentos.

Y hay otro componente en los países occidentales, como en Israel, que los hace más fuertes. Ellos siempre, y quiero decir siempre, reciben el apoyo y la justificación de las "fuerzas de progreso". Fueron judíos de la izquierda israelí quienes distribuyeron una petición de apoyo a la Lista Conjunta Árabe. Aquellos que desprecian a Lehava (grupo chovinistas judío), a la jóvenes de las colinas (jóvenes colonos radicalizados), a los racistas y chovinistas dentro del lado judío, se emocionan en cambio al encontrarse con semejantes individuos del lado árabe.

Las "fuerzas del progreso" de la izquierda no se identifican con la mayoría musulmana que lleva un estilo de vida normal y no destila odio hacia los judíos. Esas fuerzas de tan elevada moralidad supuestamente, apoyan a los furiosos y a los que odian. Las justificaciones hechas por esos radicales no fomentan la reconciliación o la paz entre las naciones, solamente la radicalización. Pero esta ha sido la moda desde hace años dentro de las "fuerzas del progreso".

Su mecanismo de justificación tiene muchas excusas: la existencia de discriminación, exclusión, racismo, ocupación. Esto es absurdo, porque hay otras minorías, tanto en Israel como en otras partes del mundo, que no recurren al odio ni al terrorismo y sufren de similar discriminación.

En general, este fenómeno de odio insondable también existe donde no hay grandes muestras de exclusión, colonialismo u ocupación. Y sobre todo, existe dentro de las comunidades musulmanas, entre sunitas y chiitas, entre los propios sunitas, entre hombres y mujeres. Después de todo, ellos son los que lideran el mecanismo de opresión en el que los musulmanes son opresores y a la vez oprimidos. Y es siempre la minoría violenta es la que oprime a la mayoría.

En lo que respecta a Israel, la minoría árabe ha sufrido discriminación años atrás  y todavía existe cierta discriminación. Pero durante las últimas décadas ha existido un esfuerzo por compensar los pecados pasados. Fueron los gobiernos de la izquierda laborista los que instalaron la administración militar en Cisjordania, así como la discriminación, y son en realidad los gobiernos de la derecha los que están invirtiendo en la población árabe. Por ejemplo, el plan quinquenal anunciado por el gobierno "más derechista que Israel ha tenido jamás". Además, los árabes israelíes disfrutan de pagos de ecualización del Ministerio del Interior, un presupuesto especial por parte del Ministerio de Educación y altos pagos del Seguro Nacional en comparación con su tamaño relativo en la población.

No hay una solución mágica. La dirección correcta debe incluir apoyar a la mayoría cuerda y moderada, y emplear una mano firme contra la minoría que causa odio y violencia. No es fácil, ni es simple. Pero es importante recordar que aquellos que se identifican con Hanin Zoabi y su gente (dentro de la izquierda), no son parte de la solución. Son parte del problema.

Labels: ,

Las únicas auténticas familias árabes palestinas, al parecer, son descendientes de judíos - Elder of Ziyon



 En la JCPA, Pinhas Inbari tiene un fascinante estudio sobre los orígenes de los palestinos.

Uno de sus puntos se resume:
Ni una sola tribu palestina identifica sus raíces en Canaán (y esto frente a su habitual reclamación de más de 4.000 años de antiguedad, para reclamarse descendientes de los cananeos). En cambio, todos se ven a sí mismos como orgullosos árabes descendientes de las tribus árabes más notables del Hejaz, el actual Irak o Yemen. Incluso la familia Kanaan de Nablus localiza sus orígenes en Siria. 
Algunos clanes palestinos reconocen ser de origen kurdo o egipcio, y en el Monte Hebrón hay tradiciones de origen judío. 
No obstante, el artículo de Inbari tiene interesantes detalles sobre el origen judío de algunas de las familias palestinas árabes: 
Para las familias musulmanas, un origen cristiano podría indicar un origen judío, aunque no necesariamente. Las familias cristianas de Ramala son un ejemplo. Según su tradición, los cristianos de Ramallah son descendientes de la tribu beduina cristiana del sur de Jordania. Ellos pertenecían a la tribu Haddadin del área de Karak, a 140 kilómetros al sur de Amman, que fueron forzados a abandonarlo hace 250 años por la presión de las tribus musulmanas que trataron de casarse con sus hijas. 
Originalmente, la tribu Haddadin era yemenita, y se vio obligada a abandonar el Yemen pre-musulmán en tiempos del rey judío, Dhu Nuwas (455-510 d.C.), para evitar convertirse al judaísmo y mantener su cristianismo. Haddadin es una de las tribus importantes de Jordania, Y sus miembros tienen altos cargos en el gobierno hashemita, siendo un ejemplo Munzer Haddadin, que encabezó la delegación jordana en las conversaciones sobre el agua con Israel.  
El origen judío de los fellahin [aldeanos, obreros] es un tema fascinante. El científico israelí Zvi Misinay ha patrocinado estudios genéticos que han demostrado un vínculo genético "primario" entre los fellahin palestino y los judíos. Sin embargo, los investigadores árabes han rechazado esta tesis, atribuyéndola al deseo de judaizar a los palestinos.  
No obstante en conversaciones con ellos, muchos palestinos confirman antiguas tradiciones de origen judío que son comunes en sus familias. Por ejemplo, una dependienta de la oficina de Ahmed Qurei (Abu Ala) me dijo una vez que sus orígenes estaban en las dos ciudades bíblicas de Tzora y Eshtaol, mencionadas en la historia de Sansón (Jueces 13). Curiosamente, la vinculación de Tzora y Eshtaol también se conserva en el árabe hablado. La Enciclopedia Palestina, publicada por la Autoridad Palestina, describe "Sar'a" como una aldea que fue fundada en época cananea. La organización sin fines de lucro israelí, Zochrot, que conserva la memoria de las aldeas palestinas que fueron destruidas durante la Guerra de la Independencia y reivindica el retorno de los refugiados palestinos (y desea la destrucción del Estado judío), utiliza las descripciones palestinas pero añade que el nombre original de esta aldea era Sor'a y que era conocido por este nombre por lo menos hasta el siglo XVI.  
Una fuente en el Monte Hebrón me dijo una vez que los aldeanos del Monte Hebrón llaman a los residentes de Hebrón "los judíos". Aunque las familias de Hebrón no se consideran de ascendencia judía, en las aldeas del Monte Hebrón hay tradiciones de orígenes judíos. Los ejemplos más notables son la aldea de Yatta - el Juttah bíblico - y particularmente entre la familia de Makhamra.  
El segundo presidente de Israel, Yitzhak Ben Zvi, fue un destacado historiador que investigó el pueblo de Yatta. En 1928 describió allí el encendido de las velas de Hanukah y la observancia de las costumbres judías. La tradición de que el clan Makhamra tiene ascendencia judía es común a esta familia, señaló Ben Zvi. Sorprendentemente, se encuentra en una página de Facebook palestina titulada "Todos nosotros estamos por Palestina",  un pasaje publicado de una página de Facebook diferente llamada "Yatta es de todos": Allí se dice que la familia Makhamra es de origen judío, y esto fue probado en las Naciones Unidas ya que en 1947 Yatta fue registrado como un pueblo judío, y se dice que todos los residentes de Yatta son de origen judío, y que las familias Samu, Maharik, el Carmelo, Susya, Bani Naim, el Ta'amar y las tribus Rashaida y Azazmah [en Jordania] también son de origen judío.
Por lo tanto, las únicas familias musulmanas que pueden afirmar haber estado en Palestina hace 2.000 años son las convertidas del judaísmo o del cristianismo. Pero de lejos, la mayoría del resto de familias palestinas provienen de otras áreas de Oriente Medio o Europa.

He seguido este tema bastantes veces durante los años, y aquí está mi lista más reciente de 100 familias palestinas y sus orígenes (aunque he visto algunos orígenes contradictorios enumerados para algunas familias):

Afgano         Afganistán
Abdil-Masih  (Beit Sahour) Turquía
Abu Aita        (Beit Sahour) Turquía
Abu Ghosh Europa / Siglo XI
Abu Sitta         Egipto
Abu Kishk Egipto
Adwan         Arabia
Ajami         Irán
Al Hafi           Irak
Alawi         Siria
Al-Hayik        (Beit Sahour) Turquía
Arafat          Siria
Araj                  Marruecos
Aramsha          Egipto
Ashrawi          Yemen
Awwad          Egipto
Azd          Yemen
Badra          Egipto
Bagdadí          Irak
Bannoura  Egipto
Bardawil  Egipto
Barghouti  Yemen (puede ser judío)
Bushnak          Bosnia
Chehayber  Turquía
Dajani          Arabia vía España
Darjani          Arabia
Djazair          Argelia
Doghmush  Turquía
Erekat           Jordania
Faranji           Francia
Faruqi             Irak
Gharub           Egipto
Ghassan           Líbano
Haddadin   Yemen
Halabi           Siria
Hammouda   Transjordania
Hannouneh       (Beit Sahour) Turquía
Hashlamun   Kurdistán
Hijazi           Arabia
Hindi           India
Hourani           Siria
Husseini           Arabia
Ibrahim            (Beit Sahour) Turquía
Irakí             Irak
Issa                   Llegaron en 1820 a Haifa, pero no están seguros desde donde
Jabari           Irak
Kafisha           Kurdistán
Kanaan           Siria
Khair           Egipto
Khalil           Arabia
Khamis           Bahrein
Khazen           Líbano
Khoury            (Beit Sahour) Turquía
Kukali           Siria
Kurdi           Kurdistán
Lubnani           Líbano
Makhamra   Judíos
Marashda   Egipto
Masa'ad           Egipto
Masarwa           Egipto
Masri           Egipto
Matar           Kuwait
Mattar           Yemen
Metzárwah   Egipto
Mughrabi   Marruecos
Murad           Albania / Yemen
Nablusi           Nombre de Nablus, pero del siglo VII
Nammari           España
Nashashibi   Kurdo / turcomano
Nusseibeh   Llegados en el siglo VII
Omaya           Arabia
Othman           Turquía
Qudwa           Siria
Qurashi           Arabia
Ridwan           Otomanos
Rishmawi         (Beit Sahour)  Turquía
Saad            Egipto
Salibas            Grecia
Saud                   Arabia Saudita
Shakirat            Egipto
Shami            Siria
Shamis            Siria
Shawish            Arabia
Sous                  (Beit Sahour)  Turquía
Tamimi            Yemen / Egipto / Arabia
Tarabin             La Meca
Tarabulsi     Líbano
Tawil            Egipto
Tikriti            Irak
Touqan             Arabia del norte o Siria
Turki            Turquía
Ubayyidi     Sudán
Yacoub               (Beit Sahour) Turquía
Yamani             Yemen
Zabidat              Egipto
Zaghab              Marruecos
Zeitawi              Marruecos
Zoabi              Irak
Zubeidi              Irak

Los únicos auténticos palestinos indígenas que pueden afirmar haber vivido en Palestina desde antes de la conquista romana son aquellos que son descendientes de judíos.

Lo que significa que los judíos de hoy son realmente los únicos pueblos indígenas que quedaron en la zona que más tarde se conoció como Palestina.

Labels: ,

Desconfíen de los presidentes americanos: ¿Ha sacrificado Trump a Israel con su acuerdo sobre Siria, al igual que Obama lo hizo con su acuerdo con Irán? - Ben Caspit - Israel Monitor



Los ministros del alto gabinete israelí se refieren al acuerdo entre los Estados Unidos y Rusia sobre Siria como un fracaso estratégico al más alto nivel. Un ministro le dijo a Al-Monitor bajo condición de anonimato: "Estados Unidos lanzó a Israel bajo el autobús por segunda vez consecutiva. La primera vez fue el acuerdo nuclear con Irán de Obama, y la segunda es ahora, cuando Estados Unidos ignora el hecho de que Irán está obteniendo una continuidad territorial desde el mar Mediterráneo a la frontera norte de Israel. Lo que es más preocupante es que esta vez fue el presidente Donald Trump quien nos arrojó debajo del autobús, aunque era visto como un gran amigo de Israel. Resulta que cuando se trata de acciones y no sólo de cháchara, él no proporciona buenas noticias".

Yossi Cohen, el jefe del Mossad israelí, dibujó un pronóstico desalentador en una reunión del gobierno el 13 de agosto. "La región está cambiando en nuestro detrimento", les dijo a los ministros, señalando que Irán ha experimentado un fuerte crecimiento económico desde la firma del acuerdo propiciado por Obama. Según Cohen, hay presencia en la región no sólo de Irán y Hezbollah, sino también de numerosas fuerzas chiíes de todo el mundo que se apresuran a entrar en la región. Esto constituye una tendencia de expansión que debe ser motivo de preocupación.

Esa misma tarde, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu agregó combustible al fuego cuando dijo: "Les daré un resumen en una frase: el Estado islámico está saliendo, mientras Irán está llegando... Nuestra política es clara: nos oponemos firmemente a la presencia militar de Irán y de sus adláteres - principalmente Hezbollah - en Siria. Y haremos lo que sea necesario para proteger la seguridad de Israel".

Mientras hablaba, una noticia se filtró a los medios de comunicación: Netanyahu estaba promoviendo una ley que le permitiría declarar la guerra sin autorización del gobierno o del Gabinete. No está claro si la Knesset autorizará tal ley, pero el efecto sobre la región de esta noticia es muy claro: un ataque israelí contra las infraestructuras iraníes o contra Hezbollah en el Líbano o en Siria significaría una guerra abierta, y abierta entre todas las partes. Netanyahu quiere tener la autoridad exclusiva para aprobar ese posible ataque. Este es otro desarrollo en la guerra de nervios que se lleva librando en la zona durante algún tiempo. Para muchos observadores internacionales, esta es una reminiscencia de la amenaza israelí contra la actividad nuclear iraní que llevó a la intensificación de las sanciones internacionales impuestas a Irán y, en última instancia, al propio acuerdo nuclear.

Un ministro de alto nivel del gabinete israelí explicó bajo condición de anonimato la preocupación de Israel. El ministro le dijo a Al-Monitor: "Desde el comienzo de la guerra en Siria, Hezbolá se ha vuelto más independiente y no se aferra automáticamente a la autoridad iraní como en el pasado. Este es el resultado directo del hecho de que Hezbollah haya soportado la mayor parte de la carga del combate en Siria, pagando el precio más alto en sangre e involucrando a sus principales fuerzas en la lucha. El líder supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei, quiere al poder iraní en la zona fronteriza con Israel y quiere que un poder iraní directo, sin intermediarios. En la realidad emergente, el cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní pronto tendrá acceso a los alrededores próximos a Israel. Esto tiene un tremendo significado estratégico y constituye un  cambio de dramático en el juego en la región".

Otro ministro le dijo a Al-Monitor bajo condición de anonimato: "Aunque Hezbollah tiene en su poder cohetes y misiles, la mayoría de sus capacidades no son precisas como las de los iraníes. Y la precisión es el nombre del juego. Cualquier persona capaz de amenazar los centros de poder en Israel con la posibilidad de unos blancos precisos - aeropuertos, bases militares y objetivos estratégicos - gozará de una verdadera ventaja en caso de guerra. Si los iraníes logran alcanzar una presencia en Siria y Líbano próxima a las fronteras de Israel, esto significaría que amenaza directamente los objetivos estratégicos de Israel de corto alcance. Si traducimos esta realidad en los términos utilizados en el ajedrez, entonces podemos decir que amenazan directamente a nuestro rey, mientras estamos lejos de su rey situado en Teherán. Israel no puede permitir que tal situación se dé".

O como el propio Netanyahu dijo: Israel hará lo que sea necesario para proteger su seguridad.

Israel está convencido de que Irán fomentó la conmoción que rodeó la crisis de los detectores de metal en el Monte del Templo en las últimas semanas. El objetivo de Irán era distraer a Israel e interferir en los esfuerzos israelíes para convencer a los estadounidenses y a los rusos de la necesidad de distanciar la influencia iraní de Siria y Líbano, como parte del emergente acuerdo de un cese del fuego. Israel, por su parte, ahora se ha embarcado en un bombardeo diplomático global sobre la amenaza iraní. El ministro de Educación, Naftali Bennett, ya difundió un vídeo en inglés donde explica todos los peligros de la expansión iraní en el Oriente Medio.

"En esencia, Irán está estableciendo un arco chiíta que abarcará la continuidad territorial desde el Golfo Pérsico a través de Irak, Siria y Líbano", dijo una fuente de la seguridad israelí al Al-Monitor bajo condición de anonimato. "Esta es una importante victoria chiíta que representa un obvio peligro para Israel. El mundo está horrorizado con el Estado Islámico, a pesar de que los principales éxitos del grupo fueron crear videoclips aterradores y tomar un control rápido sobre unos territorios desérticos. Para evitar los peligros tácticos del Estado Islámico, el mundo está provocando un fracaso estratégico frente a los chiíes".

Según fuentes de la seguridad israelí, Irán está transfiriendo a poblaciones sunitas de las áreas que son evacuadas del Estado Islámico en Siria, trayendo en su lugar a poblaciones chiítas. El objetivo es mantener la continuidad territorial que intentan crear entre el Golfo Pérsico y el Mar Mediterráneo. "Los iraníes trabajan a largo plazo con una visión estratégica para el futuro y con mucha paciencia", dijo una fuente de inteligencia israelí bajo condición de anonimato. "Por desgracia, son el único jugador en la arena que parece tener una visión estratégica a largo plazo del futuro. Están ganando tiempo estratégicamente, a expensas de Israel, y de un Occidente que considera a Irán como una fuerza estabilizadora. En Occidente prefieren ignorar el hecho de que Irán sigue difundiendo el terror y la revolución en muchos lugares de la región".

En este contexto, la decepción de Israel por la política estadounidense está aumentando. Antes de la formulación del acuerdo de cese el fuego en el sur de Siria, se celebraron reuniones tripartitas entre Israel, los Estados Unidos y Rusia. Israel transmitió todas sus demandas y preocupaciones, respaldadas con materiales de inteligencia. Pero al final del día, el acuerdo real que se elaboró no tenía en cuanta en absoluto la participación o la penetración iraní.

"Cuando hablamos con los rusos", dijo una fuente israelí de alto nivel bajo condición de anonimato, "no entienden lo que queremos de ellos. En lo que a ellos respecta, Irán es un elemento estabilizador en la región. Cuando les comentamos que Irán anuncia su deseo de destruir a Israel una y otra vez, se ríen. No los tomes en serio, nos aconsejan".

Sin embargo, Israel no tiene grandes expectativas de Rusia sobre el tema. Con respecto a los Estados Unidos, está es una historia completamente diferente. A partir de ahora, la administración Trump es indiferente a la cuestión iraní. Su principal objetivo es lograr un éxito de prestigio para el presidente: la victoria sobre el Estado Islámico. "Para lograrlo", dijo una importante fuente israelí bajo condición de anonimato, "están dispuestos a permitir que Irán alcance las fronteras de Israel. En lo que a nosotros respecta, esto es simplemente un desastre".

Labels: ,

Tuesday, August 15, 2017

Los judíos no nos reemplazarán: ¿Por qué los supremacistas blancos persiguen a los judíos? - Yair Rosenberg - TWP



Los judíos y los no judíos se sienten atraídos por debates sobre si los judíos son blancos. Es el tipo de cuestión que cautiva a académicos y activistas, desde la actriz israelí de "Wonder Woman", Gal Gadot, a la luminaria literaria afroamericana James Baldwin.

Por un lado, los judíos han sido discriminados durante siglos, incluso por las culturas blancas desde la Alemania nazi a los Estados Unidos. Por otra parte, muchos judíos han alcanzado una medida significativa de aceptación, y muchos pueden a menudo "pasan" perfectamente por blancos cuando no llevan los símbolos judíos tradicionales.

Implícitamente dentro de este juego está el argumento de si los esfuerzos para combatir el racismo deben dar prioridad a los prejuicios contra los judíos o dicha prioridad deben tenerla otras poblaciones perseguidas.

Personalmente, he encontrado este debate fuera de lugar, y los inquietantes acontecimientos de este fin de semana en Charlottesville ilustran perfectamente por qué: los supremacistas blancos ya han tomado su decisión.

Cuando los nacionalistas y supremacistas blancos descendieron sobre la histórica ciudad de Virginia para protestar por la retirada de una estatua del general confederado Robert E. Lee, el lema de su reunión "Unite the Right" reunió a un verdadero quién es quién de los primeros neonazis en los Estados Unidos, incluyendo el dirigente del Ku Klux Klan David Duke y al principal portavoz de la alt-derecha Richard Spencer, entre otros.

E inmediatamente fueron tras los judíos. En su manifestación del viernes en la Universidad de Virginia, los supremacistas y nacionalistas blancos blandieron antorchas y corearon consignas antisemitas y nazis, incluyendo "Sangre y Tierra" (una versión inglesa del nazi "blut und boden") y los "judíos no nos reemplazarán", todos diseñados para pintar a los judíos como intrusos extranjeros que necesitan ser expulsados. Los asistentes mostraron orgullosamente unas swastikas gigantes y usaron camisas adornadas con citas de Adolf Hitler. Una bandera decía: "Los judíos son hijos de Satanás".

"La verdad es que", afirmó el dirigente del Ku Klux Klan David Duke ante una gran multitud el sábado, "los medios de comunicación estadounidenses, el sistema político estadounidense y la Reserva Federal estadounidense están dominados por una minúscula minoría: la causa sionista judía".

Dirigiéndose a otro grupo, Richard Spencer se burló del alcalde judío de Charlottesville, Mike Signer. "El pequeño alcalde Signer, ¿cómo se pronuncia el nombre de este pequeño loco, See-ner?". La multitud le respondió cantando "judío, judío, judío". En las entrevistas a la televisión, los asistentes no eran tímidos acerca de su antisemitismo.

Y James Fields Jr., el hombre que es acusado de atropellar a los contramanifestantes ese mismo día, matando a uno e hiriendo a 19, "tenía una gran fascinación por el nazismo y una gran idolatría por Adolf Hitler", según su profesor de historia de la escuela secundaria. Anteriormente fue fotografiado en un mitin de Vanguard America, un grupo neonazi dedicado a luchar contra "el judío internacional".

Nada de esto debería sorprendernos. Los supremacistas y nacionalistas blancos de los Estados Unidos no han ocultado su especial odio por los judíos, particularmente durante la campaña de 2016 y sus secuelas.

Inspirado por Donald Trump, él mismo David Duke se presentó para el senado en Luisiana, pasando mucho de su tiempo en la etapas primarias hablando contra los judíos. Cuando se descubrió que Melania Trump había plagiado a Michelle Obama en su discurso en la Convención Nacional Republicana, Duke declaró que "apostaría un pez gefilte", significando un sabotaje judío.

A lo largo de la campaña presidencial, los partidarios de Trump abusaron de los periodistas judíos con soeces ataques en la web, como Jake Tapper de CNN, Julia Ioffe de Atlantic y yo mismo, fotografiados en cámaras de gas y campos de concentración.

Esta conducta no es algo accesorio en la agenda supremacista blanca, es algo esencial.

Eric Ward, un académico y activista afroamericano que ha estudiado el movimiento durante años, dijo recientemente :
Los éxitos del movimiento por los derechos civiles crearon un terrible problema para la ideología de la supremacía blanca. El supremacismo blanco, inscrito de jure por el régimen de Jim Crow y sostenido de facto fuera del Sur, había sido la ley de la tierra, y un movimiento social liderado por los negros había derribado al régimen político que lo apoyaba. ¿Cómo podría una raza de inferiores haber derribado esta estructura de poder a través de una sola organización?...  
Alguna cábala secreta, algún poder mitológico, debía estar manipulando el orden social detrás de las escenas. Este diabólico mal debía controlar la televisión, la banca, el entretenimiento, la educación e incluso Washington DC. Debía haber lavado el cerebro de los blancos, haciéndolos racialmente inconscientes. 
¿Quién era este archi-enemigo de la raza blanca, cuyas maquinaciones habían impedido la imposición natural e inevitable de la supremacía blanca? Eran, por supuesto, los judíos. Los judíos son para los supremacistas y nacionalistas blancos de hoy lo que eran para los antisemitas a lo largo de los siglos: esos demonios que generaban y movían una olla diferente y heterogénea de males menores.
Por esta razón, los judíos son la única "gente blanca" contra la que se dirigen obsesivamente los supremacistas blancos.

¿Pero los judíos somos realmente blancos, no lo somos en absoluto o somos algo intermedio? Después de Charlottesville, está claro que ya no podemos permitirnos el lujo de debatir los puntos más eruditos de esta cuestión. Por el momento, los racistas blancos ya nos han situado.

El racismo, después de todo, es esencialmente el resultado de categorías socialmente construidas impuestas por los fanáticos para separar a los grupos entre si: los blancos de los no blancos, los alemanes de los judíos y así sucesivamente.

Como tal, cualquier esfuerzo antirracista serio necesita que nos enfrentemos a los racistas allí donde estén. Cuando los supremacistas blancos atacan violentamente a los judíos como impostores no blancos, entonces cualquier antirracista digno de ese nombre debería estar allí para defenderlos. Los activistas antirracistas no pueden imponer sus propias definiciones de blancura a los judíos y así evitar su difícil situación. De lo contrario, simplemente están entregando a los judíos a sus agresores y efectivamente fomentan su persecución.

Los judíos entienden esta dinámica por su dura experiencia. Por esta razón, la ley de retorno de Israel que garantiza la ciudadanía a cualquier judío utiliza la definición nazi de "(el que tenga) un abuelo judío", así como existe un debate bastante contencioso dentro de la comunidad judía sobre quién es exactamente un judío. Sin embargo, cuando se trata de contrarrestar los prejuicios, esas preocupaciones se ponen de lado. Dado el momento actual, debemos hacer lo mismo en los Estados Unidos.

La cuestión de si los judíos son blancos es valiosa y atractiva, especialmente para los escritores como yo. Pero para debatir la intersección de la identidad judía y la blancura mañana, necesitamos proteger esa identidad judía hoy.

Una vez que los supremacistas blancos sean enviados al montón de cenizas de la historia, podemos volver a impugnar las pretensiones de judaísmo y blancura. Hasta entonces, sin embargo, esa cuestión es en el mejor de los casos una mera distracción de la lucha contra el racismo, y en el peor de los casos un camino para perpetuarlo.

Labels: ,

Charlottesville y los judíos: El peligro de la disonancia cognitiva - SRosner




¿Qué aprendimos de Charlottesville que no supeiramos?

¿Que hay nazis en América ? Lo sabíamos.

¿Que los nazis, y sus compañeros los supremacistas blancos, son gente malvada? Nosotros también lo sabíamos.

¿Que cuando esas personas tienen agravios siempre encuentran razones para implicar a los judíos de alguna retorcida manera? No son noticias nuevas.

¿Que la mayor parte de América no se identifica, ni apoya a estos fanáticos, sus puntos de vista y sus acciones? Esperamos que esto siga siendo cierto, aunque hay muchas señales de que es cierto.

Hay muchas explicaciones para el odio a los judíos, y una gran cantidad de ellas se centran en sus raíces psicológicas. Trato de ello en el cuarto capítulo de mi último libro (en hebreo). El capítulo cuatro comienza con una historia de hace mil años y luego recuerda a los lectores que, debido a la persecución nazi, Sigmund Freud fue obligado a abandonar su casa en Viena y trasladarse a Londres, donde murió un año después.

En el libro de Freud, "Moisés y el monoteísmo", este gran revolucionario judío ofrece una interpretación del odio a los judíos, afirmando que los cristianos tienen una relación edípica con los judíos. El judaísmo es la religión del padre, y el cristianismo es el hijo rebelde. Desde entonces, muchas explicaciones no-freudianas también han apuntado a la psique y a la conciencia humana como clave para entender el odio a los judíos. Muchos de ellos destacan cómo el judaísmo, o los judíos, siempre han obsesionado a personas que tienen dificultades a la hora de descifrar el significado de un mundo desconcertante y errático, especialmente en los tiempos de crisis.

"El antisemitismo se vuelve mortal cuando una cultura, una nación o una fe sufre de una disonancia cognitiva tan profunda que se vuelve insoportable", escribió el rabino Jonathan Sacks en su artículo "El retorno del antisemitismo". Se refería a sociedades que no pueden comprender el mundo cambiante que los rodea.

Una disonancia cognitiva que se vuelve insoportable es una descripción bastante justa de cómo no pocos estadounidenses se sienten hoy. Esta disonancia cognitiva condujo a la victoria de Donald Trump en las últimas elecciones, un resultado político desconcertante pero tolerable. Esta disonancia cognitiva, cuando se hace más severa, puede conducir a resultados mucho más peligrosos.

Entonces, ¿qué aprendimos de nuevo?

Aprendimos una vez más que el actual jefe del gobierno de los Estados Unidos no condena a estas malvadas personas en los términos más duros posibles (y no por una tendencia a la cortesía). Erickson Erickson, el blogger conservador, hizo referencia sucintamente a este tema en su llamamiento a una claridad moral: "este es el mismo presidente que se burló y atacó a Barack Obama y Hillary Clinton por no llamar al radicalismo islámico por su nombre. En Charlottesville, el mal tiene un nombre, y es el supremaciamo blanco".

Esta no es la primera vez que escribo algo así, y tengo la sensación de que no será la última: no es prudente que instituciones, organizaciones y líderes judíos representen al presidente Trump como un aliado del antisemitismo. Primero, porque es muy improbable que sea antisemita. En segundo lugar, porque tales acusaciones, cuando se lanzan repetidamente contra la gente, tienden a convertirse en profecías autocumplidas.

Hace unos meses, cuando Trump entró en erupción después de que se le hiciera una pregunta sobre el antisemitismo, escribí que "en opinión de Trump, mucha de las actuales y crecientes noticias sobre el antisemitismo no representan más que una estrategia política para destruir su credibilidad". Cuando los campus universitarios en varios estados se convirtieron en un lugar intimidante para los estudiantes judíos debido a los ataques de activistas de la izquierda, el establishment judío no se unió para culpar al presidente Obama, y su enfoque de confrontación con Israel, por este incremento de los incidentes de acoso contra los estudiantes judíos. Pero ahora, cuando los viles ataques contra los judíos provienen de la derecha, muchos líderes judíos parecen estar listos para señalar con un dedo a la Casa Blanca.

Trump es una figura divisiva en un mundo dividido y confuso. Tiene muchas deficiencias como líder, algunas de los cuales se exhibieron cuando condenó mansamente la violencia en Charlottesville. Pero los judíos no ganarán nada al retratarlo como su enemigo.

Mi primera visita a Charlottesville fue hace ocho años, para conocer a la Profesora Vanessa Ochs y aprender sobre la invención de nuevos rituales judíos. Ochs ha estudiado este tema y ha escrito sobre él, y en uno de sus libros explicó que "dos fuerzas han influido en la abundancia de la innovación ritual. La primera es la postura espiritual conformada por la democracia y un acceso abierto, y la segunda es el cambio dramático que introdujo el feminismo judío".

La historia que escribí sobre Ochs se centró más en el aspecto feminista. Pero pensando en los recientes acontecimientos en Charlottesville hace que uno reflexione sobre el aspecto de "democracia y acceso abierto" de su teoría.

Me hizo pensar en el viejo antisemitismo y el nuevo ritual judío, en el viejo odio a los judíos y el nuevo amor de los Estados Unidos a los judíos, en los viejos temores judíos y la confianza de los nuevos judíos necesaria para protestar y responder sin pelos en la lengua.

Labels: ,

Muy bueno: "Una deshonesta falacia: la ocupación de Israel no es culpable del antisemitismo" - Dave Rich - Haaretz



Identificar el antisemitismo y trabajar en la manera de desafiarlo y superarlo no es una tarea fácil, pero en más de dos décadas de trabajo y estudio en este campo, he llegado a una simple y sencilla regla: No imites a los antisemitas contra los que estamos peleando.

Por lo menos, usted pensaría que esta es una regla muy simple. Pero el escritor y activista británico Tony Klug cayó directamente en esta trampa cuando escribió recientemente en el Haaretz ("Si la ocupación de Israel no termina, el antisemitismo en todo el mundo se elevará hasta alturas siniestras") que un conocido suyo, según él, le comentó: "Pensé que un antisemita era alguien que odiaba a los judíos, pero no alguien a quien los judíos odian".

La primera vez que Klug usó esta cita fue hace dos meses, en una conferencia sobre el sionismo y el antisemitismo celebrada en Londres por el el Instituto Pears para el Estudio del Antisemitismo. Su comentario produjo algunas risas y aplausos. Soy un investigador asociado al grupo consultivo del Pears Institute, y hablé en la misma conferencia que Klug pero sin tener ningún papel en la planificación ni en la organización de esa conferencia.

Sin embargo, esta no era la primera vez que oía esa cita, ya que durante muchos años fue una de las bromas favoritas de David Irving, el conocido historiador negacionista y conferenciante filonazi. La decía en sus discursos a audiencias de antisemitas y negadores del Holocausto, y por lo general recibía muchas más risas y aplausos que Klug.

Señalé esto mismo a Klug, en público, en la conferencia en mayo. Sugerí que, como había utilizado la misma cita de broma de David Irving - un hombre descrito por un tribunal británico, al perder su juicio por difamación contra la profesora Deborah Lipstadt en el 2000, como "un negador activo del Holocausto [antisemita y racista] asociado con extremistas de derecha que promueven el neo-nazismo" -, quizás querría recapacitar utilizar dicha broma.

En ese momento, Klug permaneció imperturbable ante la revelación de que estaba repitiendo las palabras de David Irving. Pero pareció animarse por la sugerencia de que había tenido la intención de realizar una broma. De manera muy seria, insinuó ante los académicos reunidos que los judíos habían invertido el significado del antisemitismo para crear un arma de odio judío contra otros. Al parecer, todavía piensa que es una cita que vale la pena usar, a pesar de saber de quien procede.

De hecho, Irving no fue el primero en utilizar esta broma. Ese dudoso honor pertenece probablemente al fallecido Joseph Sobran, quien lo inventó a principios de los años noventa. Sobran fue despedido por la National Review en 1993 por escribir una serie de columnas antisemitas, y se convirtió en un elemento clave en el circuito internacional de conferencias negacionistas del Holocausto, donde él, como también Irving,  le decía a la gente que "un antisemita solía significar un hombre que odiaba a los judíos, ahora sin embargo significa un hombre que es odiado por los judíos".

Gracias a Klug, esta cita ha pasado ahora del revisionista Instituto por la Revisión Histórica a una conferencia del Instituto Pears para el Estudio del Antisemitismo. Tal vez Klug no estaba al tanto de los orígenes de la cita o broma cuando lo usó en mayo, pero él ya no tiene excusas para decidir repetirla en el Haaretz hace una semana.

¿Por qué funciona esta broma? Creo que es porque reproduce un estereotipo del judío que se queja, de un judío paranoico que ve el antisemitismo en todas partes, de un judío deshonesto y astuto que usa su astucia para confundir a su desprevenido enemigo. Es una broma que da permiso para reírse descaradamente de los temores judíos del antisemitismo.

Sin embargo, esos miedos son reales y justificados. Klug reconoce que el antisemitismo está aumentando, pero lo mejor que puede hacer para explicar el por qué de ese incremento es culpar a la ocupación. Y la única solución que ofrece es que Israel haga la paz con los palestinos y, con un golpe de su varita mágica, se acabe así de golpe con el antisemitismo.

La historia nos dice que la vida no es tan simple. Los activistas anti-judíos de cada época han afirmado que sólo están respondiendo a las verdaderas fechorías de los judíos.

El antisemitismo, que es una teoría de la conspiración, un prejuicio y una cosmovisión cerrada, todo en uno, no se comporta racionalmente. Si Israel consigue firmar la paz, probablemente los medios de comunicación social se llenarán de teorías que afirman que se trata de un complot de los Rothschild para someter a la región bajo el yugo del capital judío, o alguna tontería similar que tantos millones se creen.

Klug cita el período de Oslo como un periodo en el que el antisemitismo declinó debido, según él, a las esperanzas de paz en Israel y Palestina. Pero esos años también vieron un incremento en el terrorismo islamista en Israel y en ultramar diseñado específicamente para descarrilar ese proceso de paz. Díganles a los judíos de Argentina que estaban más seguros en los años noventa, cuando Irán y Hezbollah destruyeron al centro comunitario judío AMIA matando a 85 personas, de lo que lo están ahora.

Este violento terrorismo yihadista, combinado con las teorías de la conspiración que circulan sin problemas entre algunas partes de las comunidades musulmanas, además de en cierta izquierda radical y extrema derecha, es lo que alarman a los judíos europeos de hoy.

Demasiado gente dentro de la izquierda tiene muy poco que decir sobre esto, y menos aún ofrecer a los judíos su ayuda y solidaridad. Por el contrario, se nos dice que nos distanciemos de Israel o nos enfrentemos a las consecuencias.

Israel necesita hacer la paz por sus propias razones, pero es ingenuo imaginar que las bromas de David Irving terminarán junto con la propaganda anti-judía si tal día llega. Y es aún más absurdo para las personas que dicen oponerse al antisemitismo imitar ahora esa propaganda antisemita.

Labels: ,

Monday, August 14, 2017

Por qué la cuestión judía no tuvo buena respuesta en 1929 - Benjamin Balint - Haaretz



En 1929, Albert Londres, de 45 años de edad, ya uno de los periodistas más afilados y reconocidos de Francia, partió para cubrir "la cuestión judía" a Inglaterra, Europa del Este y Palestina. Londres, nacido en 1884 en una familia obrera no judía en Vichy, había servido como corresponsal de guerra en el frente belga durante la Primera Guerra Mundial para Le Matin y también cubrió el nacimiento del nacionalismo árabe en Siria en 1919, el hambre generalizada en la Unión Soviética en 1920 y llegó a conocer a Mahatma Gandhi en la India en 1922.

El estilo de Londres se basaba en un escrutinio atemperado por la compasión por los indefensos  y oprimidos. A mediados de la década de 1920, después de unirse al diario Le Petit Parisien, viajó hasta la infame colonia penal francesa en Cayena, una colonia de trabajos forzados en el norte de África, y documentó los abusos en los asilos de lunáticos franceses y el tráfico de mujeres en Argentina. En cada caso, aportó una atención exigente y un toque irónico a sus informes. Su tiempo gramatical preferido era el "presente íntimo". Pierre Assouline, en su biografía de 1989 de Londres, lo denominó "el poeta de la historia inmediata".

A su regreso de seguir los pasos del "judío errante", Londres recogió sus 27 despachos a los periódicos en un libro titulado "El judío errante ha llegado", publicado originalmente en 1930. El libro, que Assouline me comentó en una entrevista telefónica, es considerado como "uno de los más importantes de Londres y una de sus obras más duraderas", fue publicado en hebreo en 2008, y ahora aparece en una fluida traducción del inglés de Helga Abraham. Ello nos ofrece una visión única, a través de los ojos de un extraño, de la vida judía en la Europa del Este al borde de una catástrofe inminente.

Londres comienza su búsqueda del "Judío errante" en el East End de la capital británica. Paseándose por Whitechapel Road, observa como los escaparates exhiben los retratos de Lord Balfour y Theodor Herzl, "el Papa del sionismo". Un comerciante judío le dice a Londres que "temblaba de orgullo" cuando sus dos hijos lucharon con el uniforme británico durante la Primera Guerra Mundial. "Tengo la más profunda gratitud hacia Inglaterra", le dice el tendero. "Estos países tan inteligentes nos veían como hombres, no como demonios aterradores. Nos trataron como iguales. Depende de nosotros demostrarles que no se equivocaron".

Visitando las comunidades judías en el continente, sin embargo, Londres encuentra muchos menos motivos de optimismo. Junto con un intérprete que habla 13 idiomas - incluido el ruso, el polaco, el yiddish y el hebreo -, Londres se conmueve, por un lado, por las escenas de gran dignidad. Visitando un heder (una escuela primaria religiosa) en los Cárpatos, escucha la "música intoxicante" de los niños cantando hebreo. En Varsovia, se queda paralizado por la visión de los estudiantes de yeshiva, unos "acróbatas de la mente" como él los llama, ahogándose en las complejidades de los textos talmúdicos. No puede dejar de admirar su pasión por el aprendizaje, sus mentes activas, la fidelidad a sus orígenes. En Oradea (Grosswardein), un shtetl en la frontera rumano-húngara, Londres se hospeda con los primos de su intérprete que habían sobrevivido a un reciente pogrom. Ante la mesa de viernes por la noche, sus anfitriones cantan melodías "que le conmueven el corazón como un barco partiendo", y que le transportan a otro reino más elevado, lejos de los temores a las matanzas.

Por otro parte, Londres confronta el hedor agrio de una pobreza abyecta. Se encuentra con judíos vagabundos congelados hasta los huesos. Superado por la emoción, escucha sus letanías que narran las desgracias, afrentas y burlas que soportan. En el gueto de Lvov, el periodista visita a los miserables judíos, con sus "cabezas encorvadas entre los hombros por el mazo de la miseria". Apenas puede creer las escenas de casi hambre que observa. "Los dos judíos que estaban conmigo lloraban, y por las noches, aunque estaban de acuerdo en sentarse a mi mesa, no podían comer".

Ahí Londres aprende a distinguir entre el pogromo meramente sangriento y el pogromo sádico. En Ovruch (actual Ucrania del noroeste), por ejemplo, las víctimas fueron azotadas mientras cantaban una melodía del Shabbat llamada "mah yafit" ("mayufes", en la pronunciación yiddish), que significa "qué hermoso". La ironía no está ausente de Londres: "Fueron los judíos los que inventaron el chivo expiatorio. Las naciones del Este conservaron la idea. Pero reemplazaron al chivo por el judío".

Por fin, consigue una audiencia con el Gerber Rebbe, el líder hasídico Avraham Mordechai Alter. "¿Hay más de un goy al año", se pregunta, "que pueda presumir de tal honor?" Aunque el reverendo rabino saluda al visitante con "una mirada tan dura como un diamante", Londres pregunta valientemente a través de su intérprete qué tiene que decir sobre la horrible pobreza, sufrimiento y exilio de los judíos. "El dice que uno debe confiar sólo en Dios", responde el intérprete.

"Cada nación tiene su propia imagen", afirma Londres. "Todo lo que tienes que hacer es mirar las imágenes de las monedas. Están impresas con la imagen de un gallo, de una cabeza de mujer, de una gavilla, de un águila o de un rey. La imagen del pueblo judío debe ser cubista: brazos de un lado, cabezas en el otro, piernas en un rincón y el tronco desaparecido".

Una y otra vez, Londres pregunta a los judíos de Europa del Este con los que se reúne si el sionismo podría restaurar ese tronco. Si un retorno a la Tierra Prometida podría resolver su papel de chivo expiatorio y responder a la pobreza y los pogromos. La mayoría descarta esa noción. En Czernowitz, un librero le dice a Londres que la reunión de los judíos aún no ha sido proclamada. La redención, murmura, "no está en manos de los hombres".

En busca de esos judíos que sí habían tomado la historia entre sus propias manos y se habían unido en una comunidad consciente, Londres dedica el último tercio de su relato a la vibrante vida en la Palestina del tumultuoso y sangriento año 1929, año que el historiador Hillel Cohen denomina "año cero del conflicto árabe-israelí". Londres se maravilla de Tel Aviv," brillante, espaciosa, soleada y blanca. Emana una feroz determinación de abandonar el gueto". Se asombra al ver a judíos con el cuello abierto y afeitados, ya no meros sujetos, sino ciudadanos caminando "en medio del pavimento, sin preocuparse de tener que ceder su lugar a un polaco, un ruso o un rumano". Se reúne con Meir Dizengoff, el primer alcalde de la ciudad, y con Pinchas Rutenberg, que estableció la red eléctrica del país.

Y en medio de esta aparente imperturbabilidad, se asombra del renacimiento de un lenguaje encantado de la historia: "Es en hebreo que un niño llama a su madre, que un amante miente a su amada y con el que los letreros de neón atraen a los transeúntes", escribe Londres. "Descendidas directamente de la corona de Dios, las letras sagradas parpadean hoy por encima de las puertas".

Pero incluso aquí, en medio del renacimiento de una vida nacional suspendida, el periodista permanece alerta a los temblores causados ​​por la llegada de los judíos errantes. Se sienta con Raghib Nashashibi, entonces el alcalde árabe de Jerusalén, que instruye a Londres sobre la implacable hostilidad árabe hacia la presencia judía en Palestina, y que promete derramamientos de sangre una vez que las autoridades británicas del Mandato hayan abandonado el país.

"No puedes matar a todos los judíos", le dice Londres. "Son 150.000. ¡Les llevaría mucho tiempo!"

"No", le responde [Nashashibi] con una voz muy suave. "¡Solo dos días!"

"¿Setenta y cinco mil por día?", le pregunta Londres.

"No hay problema", le responde el dirigente árabe.

El espeluznante intercambio le proporciona a Londres una nueva visión no sólo del temor árabe a un desplazamiento, sino también de la precaria posición de los pioneros judíos. "¿Huisteis de los pogromos de Europa para caer en los de Oriente?", se pregunta.

Londres no tiene miedo de hacer una pausa, reflexionar y admitir su incomprensión. En el episodio más conmovedor de este libro, reporta su encuentro en Kishinev (Moldavia) con un pionero de 28 años de Palestina. Alter Fischer, como se llama, es el personaje más cercano a un trágico héroe en el drama de Londres. Un sobreviviente de las cicatrices del pogromo de Zhitomir en 1919, Fischer había regresado a Europa en el vano intento de convencer a otros de que lo siguieran. Sin embargo, Fischer sólo se encuentra con la pasividad y la resignación. "¿Quién puso la idea del Mesías en sus cabezas?", le pregunta a Londres. A fuerza de esperarlo, todos serán asesinados.

Londres mismo no viviría para presenciar la matanza. En 1932, después de publicar este libro, se embarcó en una misión secreta para informar sobre la guerra sino-japonesa. En su camino de regreso, tomó un transatlántico que regresaba a Marsella desde su viaje inaugural en  el Lejano Oriente. La nave se incendió y se hundió en el Golfo de Adén. Londres murió a la edad de 48 años. Hoy, un prestigioso premio de periodismo - el equivalente francés al Premio Pulitzer- lleva su nombre.

La calidad de la observación de Londres es digna de nuestra atención. Nos permite tener una mirada fresca y retrospectiva, por dolorosa que sea, de las casi nueve décadas que han transcurrido entre su forma de darse cuenta de lo que sucedía y la nuestra. "Nuestra profesión no es dar placer, ni hacer daño", dijo una vez Londres. "Es meter la pluma en la herida". Al dar voz a un mundo judío en vísperas de su ruptura, y no sanado hasta el día de hoy, su pluma encontró toda la medida de su poesía y elocuencia.

Labels:

Políticos de la derecha, corrupción y "clemencia y comprensión" de la izquierda - Shraga Blum - LPH Info



El etrog (una variedad de limón), la fruta que se utiliza en la festividad de Sucot es único en el sentido que tomamos un cuidado meticuloso en no dañarlo y hacer algo que sea inadecuado para su uso durante la ceremonia del lulav. Esta atención que se presta a esta fruta se ha traducido en la jerga política y periodística en el término "etroguisación", que es la protección y el cuidado envolvente que se da a un político odiado, desde el momento que obra en conformidad con las opiniones de los medios de comunicación.

Ese fue por ejemplo el caso de Ariel Sharon, odiado por los medios de comunicación desde siempre, pero que del día a la noche fue el beneficiado de la clemencia e indulgencia de los medias tras haber anunciado su intención de retirarse de Gaza. Esta fue también en parte la actitud de muchos medios de comunicación al respecto de Ehoud Olmert, envuelto en escándalos de corrupción, pero que estaban dispuestos a perdonarle siempre que se las arreglara para poner en práctica su programa de una retirada unilateral de la Ribera Occidental y la firma de un acuerdo con Mahmoud Abbas con concesiones nunca antes ofrecidas por un líder israelí.

Esta vez ha sido el profesor Yehezkel Dror, profesor de ciencias políticas y ex miembro de la comisión Vinograd después de la segunda guerra del Líbano, quien abiertamente ha proporcionado el mismo escenario al actual primer ministro Binyamin Netanyahu.

En una entrevista con la cadena Kan-Arutz 1, el profesor Yehezkel Dror ha planteado la posibilidad de una acusación contra el Primer Ministro. A continuación, doctamente ha explicado que si Binyamin Netanyahou decidiera seguir avanzando con firmeza en el proceso de paz (con todo lo que ello implica...), sería necesario silenciar todos los delitos que se le imputan para que pueda llevarlo hasta el final.

Cuestionado por los periodistas, sobre todo por su extraña visión de la relación entre el estado de derecho y la vida política, el profesor justificó su posición diciendo que si un líder israelí hiciera la paz con los palestinos, ahorrando así muchas vidas humanas (sic), sería legítimo liberarle de todos esos delitos de los que se le acusan.

Labels:

Sunday, August 13, 2017

¿Por qué algunas personas (de izquierdas) apoyan o justifican el antisemitismo debido a las "políticas de Israel"? Pues porque quieren utilizar el antisemitismo para motivar su oposición a las políticas de Israel - Seth Frantzman



Como editor de opinión estás acostumbrado a ver todo. Como un editor especializado que trata de Israel, a veces se reciben presentaciones que dicen cosas como "el creciente antisemitismo es comprensible por las acciones de Israel". O "El pueblo judío necesita entender que el antisemitismo está estrechamente ligado al comportamiento de Israel y si quieren evitarlo deben oponerse a las políticas de Israel". Recientemente, el Haaretz optó por "si la ocupación de Israel no termina, el antisemitismo en todo el mundo se elevará hasta alturas siniestras". El autor afirmaba que "50 años de ocupación han despertado los prejuicios latentes y los viejos estereotipos..., pero muchos todavía niegan que el control cada vez más opresivo de Israel representa un factor crucial".

En otro artículo, un autor escribía: "La realidad judía ha cambiado dramáticamente desde el final de la Segunda Guerra Mundial, con el establecimiento de un Estado judío y con la consolidación de los derechos de ciudadanía en la mayoría, si no en todos los países, donde habitan los judíos. El mundo judío permanece en la negación, dislocado del resto del mundo. Y nos guste o no, y cualesquiera que sean nuestras opiniones personales, como judíos estamos todos implicados en las acciones de Israel, buenas o malas".

Otro autor afirmaba: "El apoyo a la ocupación interminable de Israel está cambiando la naturaleza misma de lo que significa ser judío. Solíamos ser personas dedicadas a la justicia, jugábamos un papel prominente en el movimiento por los derechos civiles. Ahora nuestra reputación se está convirtiendo en una de 'infamia', como facilitadores y justificadores de las injusticias israelíes". Otros ya han utilizado el mismo argumento.

La teoría de que el antisemitismo es aceptable, o que puede excusarse, por las políticas de Israel, está estrechamente ligada a voces de la "izquierda", y muchas de ellas también pertenecen a comentaristas o intelectuales judíos. ¿Pero por qué utilizan este argumento? Algunos ideas para reflexionar.

- En ningún otro caso en el mundo, el odio a todo un pueblo o a un grupo religioso es considerado aceptable o justificado por las políticas de un país.

Si simplemente cambiáramos las citas de estos individuos que excusan el antisemitismo debido a las políticas de Israel y reemplázaramos a los grupos y países mencionados, encontraríamos declaraciones sorprendentes. "Los 50 años de ocupación paquistaní de Cachemira han despertado los prejuicios latentes y los viejos estereotipos raciales anti-pakistaníes..., pero muchos todavía niegan el control opresivo de Pakistán, un factor crucial en el racismo anti-pakistaní en el Reino Unido". "Si la ocupación de Turquía no termina, el racismo anti-turco en todo el mundo se elevará hasta alturas siniestras".

Traten de sustituir "judío/a" por "musulmán" o "islamica" en algunas de las frases anteriores. "La realidad islámica ha cambiado drásticamente desde el final de la Segunda Guerra Mundial, con el establecimiento de Arabia Saudita y la consolidación de la igualdad de los derechos de ciudadanía en la mayoría, si no en todos, de los países en que viven los musulmanes... Pero el mundo musulmán sigue en la negación, dislocado del resto del mundo. Y nos guste o no, y cualquiera que sea nuestra opinión personal, como musulmanes estamos todos implicados en las acciones de Arabia Saudita, buenas o malas".

Ya se trate de las acciones de China, Irlanda, Armenia, Rusia o de cualquier otro país, nadie afirma nunca que el racismo contra los miembros de esos países o sus religiones resulta aceptable. Nadie dice que el racismo contra los negros, o específicamente contra los kenianos, puede ser aceptable debido a las acciones de Kenia. Nadie podría argumentar que, de alguna manera, todos los musulmanes son responsables de las acciones de Irán o Arabia Saudita, y la gente ni siquiera considera que las personas que abandonaron Irán, y ya no viven allí, son de alguna manera responsables de las políticas de Irán.

- No es porque Israel sea una democracia

El hecho de que Israel sea una democracia no significa que el antisemitismo sea excusable y que todos los judíos tengan la "responsabilidad" de cambiar las políticas de Israel para evitar enfrentarse a las "repercusiones". Túnez es una democracia, Turquía es una democracia, Singapur y Japón son democracias y también lo es la India, y nadie pretende que sea aceptable para personas que viven en Boston o Londres tener opiniones racistas acerca de los japoneses o los indios, debido a las acciones de un país donde viven muchos de ellos.

El concepto de que ser una democracia significa que todo el mundo en esa democracia o en el extranjero tiene que asumir la responsabilidad de sus acciones no se confirma en otras explicaciones. Tailandia es en gran parte budista, ¿verdad? ¿Eso significa que uno puede culpar a algún budista aleatorio de París debido al tratamiento de Tailandia de las minorías tailandesas?. La misma noción es ridícula.

Sólo con los judíos existe una excusa por parte de ese tipo de gente que ataca a una sinagoga, como lo hicieron en Turquía recientemente, debido a las acciones de Israel. Sólo hay un grupo religioso atacado por las acciones de un país donde viven miembros del grupo y tenemos el ejemplo de las sinagogas judías. Las mismas voces occidentales que excusan o justifican los ataques a los judíos, o que se dirigen contra los judíos a causa de Israel, son las mismas que cuando ISIS lleva a cabo un ataque terrorista se apresurará a señalar que "ISIS no representa al Islam".

Sin embargo, cuando Israel hace algo, esa voces y otras más se apresuran a hacer responsable a todo el pueblo judío. Como dice una cita anterior: "Solíamos ser personas dedicadas a la justicia, jugábamos un papel prominente en el movimiento por los derechos civiles. Ahora nuestra reputación se está convirtiendo en una de 'infamia', como facilitadores y justificadores de las injusticias israelíes"

- "Pero Israel tiene que practicar los más altos estándares morales": Aquí supremacismo y antisemitismo se entrecruzan

En el corazón de las "acciones de Israel son responsables del antisemitismo" y "(todos) los judíos deben asumir la responsabilidad de esto" representan esa teoría que afirma que Israel debe "practicar los más altos estándares morales". Esto no es porque Israel sea una democracia, ya que existen muchas democracias que violan de los derechos humanos. Estados Unidos todavía tiene una prisión en Cuba y está luchando una guerra interminable en Afganistán. Francia rutinariamente envía sus fuerzas a sus antiguas colonias en África.

El concepto de los "más altos estándares morales" está estrechamente ligado a ideas alrededor de la "luz de las naciones", o "tikkun olam" y "reparar el mundo". Consideren un artículo en The Guardian de Alexander Goldberg donde señala que "es nuestra misión promover la justicia en el mundo ('justicia, justicia, es lo que debemos perseguir') y es que promover la justicia para todos trae seguridad, paz y prosperidad para todos".

Los autores no judíos también tienden a referirse a la "moralidad judía" al condenar las acciones israelíes. Por ejemplo, en un artículo de Forbes acerca de Israel, y sobre un anterior y engañoso control de la natalidad de los judíos de Etiopía, se señalaba que "la esterilización involuntaria de los inmigrantes africanos nos sugiere que la moral judía (inextricablemente conectada con los códigos legales domésticos) puede ser selectivamente aplicada a aquellos con antecedentes deseables'"

El artículo continúa proporcionando una discusión acerca de la Torah y la Biblia, en lo que supuestamente era una "noticia" sobre la política israelí.

"Este incidente muestra la tensión entre la herencia religiosa de Israel y su agenda política moderna.
'He aquí que la heredad del Señor son los hijos, la recompensa es el fruto de las entrañas. Como las flechas en la mano de un hombre poderoso, así son los hijos de la juventud. Alabado sea el hombre que ha llenado su temblor con ellos", proclama la Torah' "

¿Acaso los artículos de noticias sobre Rusia citan a la Biblia, y artículos sobre la política nuclear de Irán se adentran en el Corán? ¿Los artículos sobre China echan un vistazo a los antiguos textos budistas? Sólo cuando se trata de Israel los comentaristas hablan de los "valores judíos". Nadie habla de los "valores musulmanes" al explicar el papel de Marruecos en el Sáhara Occidental.

Hay una suposición preconcebida de que los judíos tienen una "misión" y que históricamente han apoyado la "justicia social", de modo que cuando Israel no hace eso, entonces no está cumpliendo su "misión".

En esta narrativa Israel tiene que desarrollar esa idea de estado perfecto que existe únicamente para ser una "luz para las naciones" en cualquier momento, y claro, Israel no cumple con dicha narrativa, pues no permite una libre entrada de refugiados o les niega las libertades, por lo que el pueblo judío está "salpicado por esa infamia" y el carácter judío de Israel es obivamente reprobado. Cuando Irán comete abusos, no refleja el mal existente en el Islam chiíta, pero cuando Israel los comete, entonces se aplica a todos los judíos.

Algunas de las voces más críticas sostienen que son judíos que quieren mantener lo que ellos ven como "su" nación con sus estándares morales más elevados. Así escriben: "Solíamos ser personas dedicadas a la justicia: desempeñábamos un papel prominente en el movimiento por los derechos civiles". En esta narrativa el "nosotros" es muy importante, a pesar de que la mayoría de los judíos no estaban involucrados en el movimiento de derechos civiles de EEUU (de hechos, muchos ni siquiera vivían en América). Su noción parece postular que "nosotros" somos superiores, y por ello debemos estar guiados por los estándares morales más elevados, y cada vez que no los cumplimos todos "nosotros" merecemos ser castigados. Esta es una narrativa casi bíblica, donde los profetas advertían que "todo el pueblo" sería castigado por las acciones del país, pero ahora en manos generalmente de laicos y seculares.

Tristemente en esta búsqueda de la perfección, estas voces justifican el antisemitismo de los no judíos. Así pues el antisemitismo contra una pareja judía de ancianos que vive en las zonas rurales de Iowa es justificable debido a las acciones de Israel. Una cosa es que los judíos quieran que Israel mantenga el nivel más elevado, pero ¿por qué alguien sugiere que los ataques y los daños a los judíos en el extranjero son de alguna manera aceptables (cuando no responsabilidad de los propios judíos)?

La lógica empleada aquí es que Israel está "actuando en nuestro nombre", por lo tanto cuando Israel comete malas acciones, entonces "los ataques contra nosotros son comprensibles".

- ¿Qué está sucediendo realmente? Se está exculpando el antisemitismo para animar a los judíos a presionar a Israel

La verdadera historia aquí es que algunas voces piensan que excusar e incluso apoyar el antisemitismo animará a los judíos a presionar a Israel para que cambie sus políticas. La idea es que teman a las comunidades judías en la diáspora y para ello se dice que "Israel erosionará su estatus", y para evitarlo deben actuar políticamente. Antes de la creación de Israel, voces similares en aquella época a menudo afirmaban que la creación de un estado judío proporcionaría al gobierno la excusa para expulsar a los judíos o para maltratarlos porque "ahora tenían un país". Esto se usaba para alentar el antisionismo. Una vez más, estas mismas y similares voces nunca dijeron que la existencia de China como país ofrecería a otros países la excusa para discriminar a los chinos.

Lo que realmente sucede, y es bastante triste cuando no lamentable, es que algunas voces radicales quieren que los judíos de la diáspora se opongan a las políticas de Israel. Para provocar en ellos esa oposición a Israel, se utiliza el temor a su aislamiento (dentro de la izquierda) y al antisemitismo, y se les advierte que recibirán antisemitismo si no hablan en contra Israel. A ningún otro grupo se le dice que haga esto. Ningún otro grupo debe padecer temor debido a las acciones de un país.

Labels:

Una sopa de letras en los Manuscritos del Mar Muerto abre ventanas al antiguo mundo del hebreo - Nir Hasson - Haaretz





Los Manuscritos del Mar Muerto son famosos por contener textos bíblicos y escritos de la comunidad judía esenia del antiguo Qumran, cerca del Mar Muerto. Pero los manuscritos también contienen decenas de miles de fragmentos, a veces ofreciendo sólo unas pocas palabras o letras, lo que ha obstaculizado a los investigadores durante décadas.

El manuscrito conocido como 4Q124 (que significa el manuscrito 124 de la cueva número cuatro en Qumran) es uno de esos enigmas. Está escrito en el antiguo alfabeto paleo-hebreo, considerado desde hace tiempo una variante del alfabeto fenicio. Los eruditos lograron descifrar sólo unas cuantas palabras y letras, pero no obtuvieron sin nada significativo.

Entonces Alexey (Eliyahu) Yuditsky, un investigador que trabaja en el Historical Dictionary Project (proyecto de diccionario histórico) en la academia hebrea de la Universidad Hebrea, decidió echarle otra mirada.

El Historical Dictionary Project es un gran intento de catalogar y analizar cada palabra hebrea escrita en decenas de miles de fuentes desde la antigüedad hasta nuestros días. Yuditsky cataloga las palabras de los Manuscritos del Mar Muerto, examinando todos los manuscritos y fragmentos de más de una palabra. Así es como se encontró con el 4Q124.

"Llegamos a este manuscrito y tratamos de descifrarlo. Cualquier persona que estudió el manuscrito en el pasado logró descifrar tres palabras: la palabra adama [tierra], alguna forma del verbo shin lamed het [la raíz de 'enviar'] y la palabra garshu [expulsado]", comenta Yuditsky.

"Busqué en la base de datos de la Biblia donde aparecían juntas estas tres palabras... Resulta que está en la historia de la expulsión de Adán del Jardín del Edén, capítulo 3 del Libro de Génesis. El problema era que las palabras todavía no eran lógicas, las combinaciones no tenían sentido".

Yuditsky dice que su esposa propuso que si se trataba de la historia del Jardín del Edén, entonces una de las palabras que él no entendía, dalal (dispersar) debería ser kalal (maldición). El problema era que la letra implicada parecía un dalet (ד) o un resh (ר), no un qoph (ק), tal como kalal parecería requerir.

Efectivamente, las cosas tenían más sentido cuando se sustituía un qoph por un dalet o un resh en algunos casos. El qoph que encontró formaba parte de un alfabeto hebreo poco conocido. Más tarde, los investigadores vieron las nuevas fotografías de la Autoridad de Antigüedades de Israel de los Manuscritos del Mar Muerto - un producto de la fotografía multiespectral que puede revelar marcas o letras invisibles para el ojo humano -.

Comprender el uso del qoph y examinar las nuevas fotografías permitió a Yuditsky descifrar 25 palabras del manuscrito.

Este análisis arroja mucha más luz sobre la comunidad de Qumrán. Según Yuditsky, una parte del manuscrito está dedicada a la historia de la expulsión del hombre del Jardín del Edén, mientras que la otra es un sermón sobre la moralidad o una interpretación de un maestro o líder de la secta.

"En mi opinión, explica que el hombre en el Jardín del Edén recibió sólo un mandamiento: no comer del fruto del Árbol del Conocimiento", dice Yuditksy. "Y por violar este mandamiento, recibió un gran castigo. Tú, les dice a los creyentes, tenéis muchos más mandamientos, así que piensa en el castigo que recibirás si los violas".

Al igual que el resto de los manuscritos escritos en la escritura paleo-hebrea, el 4Q124 está fechado al final del período de la comunidad de Qumrán, alrededor del siglo I d.C. Hasta ahora, el manuscrito se consideraba como una fuente muy poco clara. Algunos estudiosos han dicho que debido a que estos fragmentos contienen solamente secciones bíblicas escritas en un alfabeto poco común en Qumran, provienen de una fuente diferente. Por ejemplo, de la biblioteca de los saduceos en Jerusalén.

La lectura de Yuditsky contradice esta teoría, porque está claro que el texto incluye secciones no bíblicas que son muy similares a las existentes en otros textos indiscutiblemente de la comunidad de Qumrán.

Sin embargo, un cambio en la escritura hebrea del manuscrito en cuestión demuestra que la comunidad de Qumrán no estaba aislada del mundo exterior, como algunos afirman, dice Yuditsky.

"Vemos que el guión cambia", agrega. "Dice que esta no es una secta verdaderamente aislada: son personas educadas, una élite que está involucrada en lo que está pasando".

Labels:

Saturday, August 12, 2017

¿Cómo concebir la aliyá de los judíos franceses? - Shmuel Trigano - Menora.info



La elección de la aliyá tal como se encara hoy en día sufre por la comparación con lo que existió hace 50 años, la primera época de una aliyá francesa de importancia. En ambos casos, la elección fue impuesta a la luz de una poderosa crisis. Hace 50 años, se trató de la amenaza de exterminio que había pesado sobre Israel durante la Guerra de los Seis Días, y sobre todo el abandono de Israel por parte de la Francia de Charles de Gaulle, en nombre de su política árabe disfrazada de postura "moral". Hoy, de la década de 2000 al affaire Halimi, se trata del abandono de los judíos franceses por el establishment oficial frente a la ola de antisemitismo islámico (en un esquema general de dimisión de Francia) el que la ha facilitado.

En ambos casos, los judíos franceses no "huyeron" de Francia, bajo la influencia de una persecución antisemita oficial, sino para defender una idea de su dignidad y para poder conservar un tipo de identidad que de repente ya no parecía más posible. Partiendo de Gaulle a Macron (sin duda), este sentimiento es cada vez más elevado y confirmado. La elección de Israel supone preservar una identidad que se ha construido a partir de las secuelas de la guerra (y de Vichy), con el respaldo de la creación del Estado de Israel, símbolo de un destino colectivo que ya no sería más trágico.

Eligiendo Israel en lugar de Miami, no tanto por la fuerza de una ideología poderosa, sino de creencias: como la idea de la existencia de un pueblo judío, de un destino judío común que tras el Holocausto y la expulsión de los judíos del mundo islámico su ha demostrado una realidad, la creencia de que el Estado de Israel encarna la idea de la soberanía e independencia judía, como condición de una dignidad moral y una fraternidad que se encuentra en el renacimiento del sueño milenario de un pueblo eterno.

En una palabra, todo lo que se ha convertido en objeto de desprecio ambiental en la Francia actual (a diferencia de la de hace 50 años). La legitimidad del Estado judío es atacada y cuestionada continuamente, así como el valor moral del judaísmo que ha perdido todo su prestigio en pantallas, periódicos y discursos. Es rechazando esa opresión ambiental por lo que se abandona Francia, de acuerdo "con una voluntad y no por una necesidad".

¿Pero a qué país se van? El Israel de hoy en día no es más aquel de hace 50 años. En dos niveles. Es una sociedad desarrollada, donde la competencia funciona a  pleno rendimiento, por lo que la fraternidad esperada es puesta en cuestión desde el principio, y donde el sionismo conoce un gran retroceso en numerosos sectores sociales y por supuesto políticos, optándose por el "postsionismo" e inclusive en algunos por el antisionismo, un país donde la actitud general de las élites mediáticas, artísticas y de la inteligencia no suele expresar mucha simpatía por la causa judía.

En el mejor de los casos, la idea de la nación israelí compite con la de pueblo judío, mientras que su identidad judía es algo obvio para los olim que no puede pensar en lo contrario, ¿ya que entonces, por qué se iban a dirigir a Israel? Estas son otras tantas realidades que afectan a la experiencia interior que implica una aliyá.

Los candidatos a la aliyá, los futuros olim, deben prepararse para el shock que representa encontrarse con una situación que implicará trascender de una búsqueda interior a una confrontación con lo "concreto". Si los olim esperan retornar a una "tierra interior", deben hacer algo más que un cambio de dirección: ellos han emigrado a un país real.

Si dejamos a un lado las dificultades materiales de la experiencia, es la disposición interior la que cuenta más en esta aventura. En lugar de pensar ante este duro shock que les espera que las esperanzas más queridas no eran más que ilusiones, el olim debe concebirse y proyectarse como actor de estas ideas. Los judíos de Francia traen consigo una identidad judía muy original, inédita en Israel, de la cual no suelen ser incluso conscientes la mayoría de las veces porque la piensan propia de todos los judíos. Su lugar está aún por hacerse en una clasificación identitaria israelí aún muy rígida.

Se trata del legado de un judaísmo alejado de los extremos, que también podría ser un pensamiento del universo, de un espacio público que trasciende de sectas y partidos, y de una concepción diferente a una polaridad asquenazi-sefardí, y sobre todo enfocada en la esperanza de Israel: se tratan de comportamientos que en buena medida son ausentes en Israel y que ahora están en juego.

Es defendiendo estas ideas de una forma creativa como el olim debe proyectarse en Israel, como actor y no sólo como consumidor, no para construir su propio "nicho" en el desenfrenado multiculturalismo actual, ni sumirse en un crisol con funda de plomo. Esta batalla decisiva para la convergencia de la idea judía y la soberanía, que el sionismo ha restaurado en la condición judía después del eclipse de casi 25 siglos, no puede llevarse a cabo más que en Israel e implicará el porvenir de toda la historia judía.

Labels: , ,

Surrealista: antisemitismo árabe palestino en Yad Vashem y Migdal David - LPH Info



Hace ya muchos años que existe este fenómeno, pero la democracia israelí sigue siendo lo que es. En nombre de un acuerdo económico firmado en París en el anexo de los Acuerdos de Oslo, el Ministerio de Turismo de Israel está obligado a conceder una serie de puestos de guías turísticos a árabes palestinos, incluyendo visitas guiadas al museo Yad Vashem, con todas las consecuencias que se pueden imaginar.

Los miembros de grupos de turistas extranjeros que son guiados por algunos de estos árabes palestinos alertan periódicamente a la gestión de los museos que estos guías árabes se dedican a la propaganda negacionista o establecen comparaciones obscenas entre lo que los nazis hicieron a los judíos y la actitud del IDF hacia los árabes palestinos. Es fácil imaginar lo que retendrán esos turistas permeables a esa propaganda o con débiles conocimientos históricos. Así que muchos turistas regresan a casa con una ecuación muy simple: Israel somete hoy a los árabes palestinos tal como hicieron los nazis a los judíos durante el Holocausto.

Este fenómeno único en el mundo no se limita solamente a esos guías palestinos, ya que afecta igualmente con frecuencia a guías árabes israelíes y a ciertos guías judíos pertenecientes a organizaciones pro-palestinas. Por lo tanto, guías árabes que llevan a grupos a la ciudad vieja de Jerusalén explican por ejemplo que los judíos no tienen ninguna conexión histórica con estos lugares, ya que llegaron hace solamente un siglo procedentes de diferentes países, o que los israelíes prohíben a los musulmanes rezar en la mezquita de al Aqsa.

Peor aún, cuando un turista "demasiado curioso" hace preguntas sobre los restos arqueológicos, los guías les responden que los judíos han desarrollado una verdadera conspiración y han introducido objetos y vestigios simulados para hacer creer que son de épocas anteriores y que hubo una vez una vida judía en Jerusalén o en cualquier otra parte del país.

Por desgracia, el aspecto financiero también juega un papel, lo cual es extremadamente lamentable. Las agencias de turismo de Israel prefieren alquilar los "servicios" de los guías árabes porque son menos exigentes salarialmente que los guías judíos. Un guía judío se paga alrededor de 225$ por día, mientras que un guía árabe percibe la mitad o menos.

Consultado sobre el tema, la Secretaría de Turismo, sin embargo dirigido por un miembro del Likud, Yariv Levin, respondió: "Hablamos de un 0,5% del número total de guías en Israel. El Ministerio de Turismo realiza comprobaciones y si un guía se entrega a labores de propaganda o negacionistas informamos a la Administración Civil en Judea y Samaria para que se revoque su licencia. En la actualidad, el Ministerio está preparando una enmienda a la ley de servicios de turismo que tiene como objetivo hacer que estos controles sean más eficaces y rigurosos".

Otro daño procedente de los Acuerdos de Oslo que nos persigue desde hace más de veinte años.



Guías árabes falsifican la historia de Jerusalén en el museo de la Torre de David - B. Haver - Info'Sion

Guías árabes formalmente comprometidos con el servicio del museo Migdal David de Jerusalén, no dudan en distorsionar la historia judía de Jerusalén y se burlan abiertamente del pasado de sus diversas construcciones y edificios. En una entrevista difundida en los medios de comunicación palestinos, dos de ellos hablaron sobre su versión de los hechos tal y como ellos la presentan a los turistas árabes.

Pero deben saber que no se trata en modo alguno de guías de segunda, ya que uno de ellos no es otro que Abir Zayed, el director del departamento árabe del museo, y también responsable de los visitas guiadas en árabe…

Estas guías no dudan en explicar a sus visitantes árabes durante al menos una media hora que la historia presentada por el museo judío es simplemente "errónea": ellos utilizan la lengua árabe para presentar su propia visión de la historia y "así restaurar deformaciones inventadas por los judíos concernientes a todos los períodos relativos a los dos Templos de Jerusalén".

Por ejemplo, cuando uno de los visitantes le preguntó a Zayed si este museo pretende destacar los vínculos entre los judíos y la Ciudad Vieja de Jerusalén, explicó que hay en el museo una sala dedicada al período que "los judíos llaman del primer Templo", donde hay mapas que muestran la división del país entre las diversas tribus que allí se establecieron". Pero Zayed les comenta perniciosamente a los visitantes: "De hecho, no hay pruebas de la existencia de este período, por lo que podemos decir con seguridad que no ha existido..."

No se detuvo allí, ya que el jefe del departamento árabe añadió e insistió en que los descubrimientos demuestran de hecho que los reyes David y Salomón no fueron hallados jamás en Jerusalén, ya que según Zayed, "ningún edificio hace referencia a ellos en la ciudad (...), lo que demuestra que Salomón nunca construyó ese primer Templo...".

Volviendo a la cuestión que se le había planteado sobre la "conexión" de los judíos con este sitio, Zayed tuvo la audacia de afirmar que los judíos están tratando de probar con su historia que todos los descubrimientos en el museo dan testimonio "de su presencia pasada, como si los judíos hubieran estado presentes aquí desde hace 3.000 años, como dueños de los edificios y controlando toda Palestina, como si hubieran fundado la ciudad de Jerusalén y toda Palestina. De hecho, los judíos se han inventado todo esto para justificar la creación de su estado, pero la justicia histórica demuestra que los árabes estaban allí mucho antes que ellos".

Zayed también hacía constar que, según su propia visión del mundo, la presentación en el museo de la historia antigua y la más reciente era "falsa": "El museo difunde un documental sobre la historia de Jerusalén. Pero está lleno de mentiras y errores históricos, y como documento falsificado que es, atestigua por si mismo la forma en que propagan las mentiras...".

La grabación de la entrevista en su totalidad - que se transmitió recientemente en el canal de la televisión palestina - ha sido facilitada al director del museo Migdal David. Ahora bien, después de haberla visto, el director declaró "condenar firmemente lo que se dijo sobre la presentación histórica del museo", antes de señalar de manera evasiva que se estaba realizando una investigación sobre este tema "por si hubiera que tomar, si es el caso, una decisión posterior".

Pero mientras tanto, a los empleados regulares y designados de este museo - cuyo funcionamiento está financiado directamente por la Fundación Jerusalén - se les permitirá expandir diariamente sus mentiras históricas, deformando la historia judía y engañando al público árabe deliberadamente... y de la forma más rastrera.

Labels: